Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Apnea del llanto

Parada respiratoria temporal que aparece durante una crisis de llanto importante.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

En general, cuando el niño está muy enfadado, el rostro enrojece y la respiración se hace irregular, pero cuando el llanto es muy violento y espasmódico, la tez puede volverse azul (cianosis) y el período inspiratorio puede alargarse tanto que el niño puede llegar a desmayarse durante unos instantes. Está «flojo», sin fuerzas, con los ojos en blanco y sufre contracciones musculares involuntarias (clonías).

Por muy impresionante que resulte, la apnea del llanto suele ser de carácter benigno, ya que al cabo de pocos segundos el niño recupera la respiración y la conciencia.

Estas crisis, que se pueden repetir, tienen la característica de que siempre están provocadas por una reprimenda, una frustración, un susto o un golpe (caídas o traumatismo craneal, por ejemplo).

Si el reconocimiento médico del niño es normal, en especial en el plano cardiovascular y neurológico, las apneas son absolutamente benignas y no requieren análisis adicionales. A veces, son síntoma de una hipertonía vagal, pero lo más normal es que reflejen una dependencia excesiva del pequeño bebé y una incapacidad de superar la menor contrariedad. Si además los padres se preocupan en exceso y lo transmiten al bebé, éste puede reforzar y perpetuarlas. El médico recomendará una ayuda (psicológica) para desdramatizar los conflictos y eliminar las apneas del niño.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Apnea del llanto | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos