Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Varices

Dilatación anormal permanente y patológica de las venas o los vasos linfáticos acompañada de un degeneración de las paredes de dichos conductos.

CrecerFeliz.es

La varices son un problema que se agrava o aparece por primera vez durante el embarazo, especialmente las que afectan a las piernas y, más raramente, los muslos o la vulva. En general, son más frecuentes si hay dos o más embarazos próximos y si la madre está de pie de forma habitual. También hay un fuerte componente genético, de modo que las embarazadas con madres con varices tienen más probabilidad de desarrollarlas.

Las varices suelen aparecen muy pronto en el curso del embarazo, pudiendo acentuarse en el 3er trimestre. Dan lugar a cordones venosos azulados, dilatados, a nivel de las pantorrillas, de la cara interna de los muslos o de la vulva; las hemorroides son una forma de variz localizada alrededor del ano.

Las varices pueden acompañarse de signos cutáneos: dilataciones venosas muy finas que forman una red violácea, edema en el tobillo o en el pie. En algunas mujeres sólo ocasionan molestias de carácter estético, mientras que en otras provocan sensación de piernas pesadas y rampas nocturnas.

La causa de las varices se debe a una dilatación venosa global provocada por ciertas hormonas que modifican las características de la pared de las venas. Además, durante el embarazo, la compresión que ejerce el útero sobre las venas agrava esta dilatación y la localiza preferentemente en la parte inferior del cuerpo.

Las varices pueden complicarse durante el embarazo con una flebitis superficial. En general, basta con un tratamiento simple (aplicación de una crema antiinflamatoria bajo control ginecológico) para hacer desaparecer esta alteración. Un estado venoso deficiente anterior al embarazo favorece, además, el riesgo de flebitis profunda, lo cual justifica la prescripción de anticoagulantes.

El tratamiento de las varices es más bien limitado. En la mayoría de los casos, se aconseja llevar leotardos o medias de contención (medias para varices), realizar duchas frías en las pantorrillas y en la parte inferior de los muslos y elevar los pies de la cama mientras se duerme. En la actualidad existen algunos medicamentos, conocidos como venotónicos, pero que tienen una eficacia limitada.

En general, después del nacimiento del bebé las varices tienden a desaparecer o reducirse progresivamente.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: varices

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad