Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Reproducción asistida

Conjunto de técnicas que permiten la reproducción cuando uno o los dos miembros de una pareja son estériles o cuando una mujer desea tener un hijo sin tener relaciones sexuales. Las técnicas de reproducción asistida más habituales son la inseminación artificial, la fecundación in vitro y la inyección intra-citoplasmática del espermatozoide, o ICSI.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

La inseminación artificial consiste en depositar esperma del cónyuge o de un donante en el útero o a nivel del cuello del útero. La inseminación artificial con un donante se aconseja cuando la esterilidad es de origen masculino (ausencia o anomalía de los espermatozoides) o cuando el hombre puede transmitir una enfermedad hereditaria grave. La inseminación del esperma del cónyuge se utiliza en caso de calidad insuficiente del esperma; entonces el esperma es recogido y mejorado. La inseminación artificial también puede aconsejarse cuando la causa de la esterilidad radica en el cuello del útero; el hecho de depositar directamente el esperma en el útero, permitiendo resolver la causa de la infertilidad.

La fecundación in vitro consiste en extraer óvulos tras una punción y fecundarlos en laboratorio. Allí se ponen en contacto con los espermatozoides y una vez el óvulo ha sido fecundado, éste se implanta de nuevo en el útero de la paciente.

El ICSI obedece al un principio muy similar al de la fecundación in vitro, pero en este caso el óvulo es fecundado por microinyección de un espermatozoide seleccionado.

Tanto la fecundación in vitro como el ICSI son técnicas sumamente complejas, onerosas, selectivas y no exentas de fracasos pero que, a pesar de ello, permiten resolver diferentes causas de esterilidad, entre ellas, sobre todo, la esterilidad de origen tubario (afección incurable de las trompas de Falopio).

© Larousse Editorial S.L.

Publicidad

Ver más articulos