Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Prematuridad

Característica del bebé que ha nacido antes del inicio del 9º mes de embarazo (37 semanas de amenorrea).

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

 En Europa, el número de niños prematuros se halla cerca del 5 % aunque cada día está aumentando a causa de los progresos de la reanimación neonatal, que ahora permite mantener con vida a bebés nacidos muy pronto, a veces a partir de 5 meses de embarazo (24 semanas de amenorrea).

Los síntomas de un bebé prematuro son la abertura del cuello del útero antes de tiempo, la aparición de contracciones o bien en una ruptura prematura de la bolsa de las aguas con flujo del líquido amniótico.

Las causas de la prematuridad son múltiples: anomalías asociadas al contenido uterino (embarazo múltiple, placenta previa, hidramnios, etc.) o alguna afección de la madre, ya sea local (malformación del útero, abertura del cuello del útero, etc.) o bien general (preeclampsia, diabetes, infección, etc.).

El tratamiento en el caso de que haya riesgo de parto prematuro, pasa por hacer reposo y, si es posible, tratar la afección. Cuando el problema está asociado al cuello del útero (abertura del cuello, exposición al dietilestilbestrol), un cerclaje también puede prevenir un parto prematuro.

En caso de amenaza real, a veces se administra un tratamiento medicamentoso (betamiméticos, antiinflamatorios, inhibidores cálcicos, inhibidores de la oxitocina…). Pero el principal progreso de estos últimos años es la utilización médica de medicamentos glucocorticoides, que permiten acelerar la maduración pulmonar del feto. Si es necesario, se recetan a partir de las 24-25 semanas de amenorrea.

A partir del final del 8º mes de embarazo, los pulmones del feto están lo bastante desarrollados para que pueda respirar correctamente de forma autónoma. Pero el recién nacido que llega al mundo antes de esta fecha, en concreto antes de 34 semanas de amenorrea, puede estar afectado por la enfermedad de las membranas hialinas (afección broncopulmonar que puede provocar una asfixia progresiva). Cuanto más prematuro es el niño, menos elaboradas son sus funciones respiratoria, cardiovascular, neurológica y digestiva.

Los progresos de la reanimación al nacer actualmente permiten garantizar la supervivencia del feto nacido cuando la vida a penas es viable, pero al precio de una mortalidad o de consecuencias muy graves.

El neonato debe estar rodeado por un equipo especializado a fin de ser asistido las 24 horas del día.

VÉASE: Monitorización.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Prematuridad

Publicidad

Ver más articulos