Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Preeclampsia

Trastorno del embarazo en la que se produce una hipertensión arterial, albuminuria, retención de agua en los tejidos (edemas) y el correspondiente aumento excesivo de peso.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Se trata de una afección relativamente frecuente que puede ser grave para la madre y para el hijo, dado que tiene lugar en casi un 5 % de los embarazos. En térmicos médicos, se habla de toxemia gravídica.

La preeclampsia en general comienza durante el 3r trimestre de embarazo y ya se inicie de forma moderada o grave siempre implica un control sistemático tanto de la albuminuria (análisis de orina realizado con una tira reactiva) como de la tensión arterial.

La causa y el origen de la preeclampsia, aún se conoce poco pero actualmente se cree que está relacionada con ciertas situaciones inmunológicas, primeros embarazos, embarazos múltiples y con mujeres que padecen diabetes, son obesas o tienen menos de 18 años o más de 40.

Los riesgos de esta afección pueden ser graves tanto para el feto como a la madre. En la madre existe el riesgo de agravación de la hipertensión arterial, susceptible de afectar a los riñones, al hígado o al cerebro, provocando secuelas a veces definitivas. En el feto, la preeclampsia puede ser responsable de un retraso del crecimiento intrauterino; también implica un mayor riesgo de muerte en el útero. Las complicaciones mayores son la aparición de una eclampsia o un hematoma retroplacentario.

Si el médico detecta albuminuria prescribe ciertos exámenes biológicos complementarios para confirmar el diagnóstico y evaluar la gravedad de la afección. En caso de que aparezca la sensación de tener moscas delante de los ojos, se produzca un zumbido en los oídos o se inicien dolores en la zona del estómago, es posible que la preeclampsia esté empeorando.

El tratamiento de la preeclampsia requiere un control médico estricto y puede que sea necesaria una hospitalización. El tratamiento consiste en hacer bajar la tensión recomendando descanso y, tal vez, medicamentos hipotensores. En ciertos casos, la gravedad de la afección puede justificar una reanimación intensiva y una cesárea urgente. Después del parto, la preeclampsia desparece rápidamente y de forma espontánea. No recidiva sistemáticamente en un embarazo ulterior.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: preeclampsia

Publicidad

Ver más articulos