Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Líquido amniótico

Líquido de color claro que se encuentra en la bolsa amniótica y cuya función es proteger mecánicamente al feto que lo contiene.

CrecerFeliz.es

El líquido amniótico proviene esencialmente de la orina y de las secreciones bronquiopulmonares del feto. Se renueva constantemente; el feto lo engulle y luego lo elimina cuando orina.

Su cantidad respecto al volumen del feto aumenta poco a poco, y en el 3er trimestre disminuye. Por esta razón, la ecografía del 2º trimestre es la que mejor informa sobre la morfología del feto; en efecto, el líquido (fondo negro en la pantalla) permite la visualización del futuro bebé mediante ultrasonidos.

El líquido amniótico puede acumularse en exceso o encontrase en menor cantidad de la habitual; en el primer caso se habla de hidramnios y en el segundo de oligoamnios.

La observación del líquido amniótico permite conocer detalles sumamente importantes del feto. Por ejemplo, si su color es verdoso indica que el feto tiene algún tipo de sufrimiento y problemas de maduración pulmonar; en cambio, si se estudian las células que hay en él, una vez extraída una pequeña cantidad (amniocentesis) es posible analizarlas y saber, a través de los cromosomas, el sexo de feto y muchas de las posibles enfermedades hereditarias, como la trisomía 21, entre otras.

© Larousse Editorial S.L.

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad