Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Diabetes

Enfermedad debida un fallo en la secreción de insulina por parte del páncreas o a un error en el mecanismo de funcionamiento de dicha hormona. El cuerpo necesita esta hormona para que los niveles de glucosa en sangre (glucemia) sean los adecuados y, por tanto, las células del cuerpo puedan asimilar correctamente la glucosa; que es su principal fuente de energía. Las causas pueden ser tanto genéticas como ambientales.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Existen tres tipos de diabetes: la diabetes mellitus o diabetes juvenil, la de tipo 2 o diabetes de los adultos y la diabetes gestacional que se produce únicamente durante el embarazo.

Cuando la insulina no ejerce su acción, la glucosa que procede principalmente de la alimentación aumenta hasta niveles excesivos en la sangre originando una hiperglucemia. Cuando se alcanzan niveles excesivos, el riñón ya no puede reabsorber la glucosa y la elimina en la orina, donde normalmente no está presente.

• La diabetes gestacional es un trastorno endocrino que se produce en mujeres que anteriormente estaban sanas pero que durante el embarazo desarrollan este trastorno.

La diabetes se detecta mediante un examen de sangre efectuado entre el 5º y el 6º mes de embarazo (24 a 28 semanas de amenorrea). Se mide la glucemia en ayunas, y a continuación, tras la absorción de una cantidad dada de azúcar. Esta prueba es particularmente importante, porque es posible tratar la diabetes y así prevenir las complicaciones que derivan de ella.

Los efectos en el feto se deben a que la glucosa atraviesa la placenta pero la insulina no. Esta particularidad fisiológica implica que el feto se ve influenciado por las fluctuaciones de la glucemia de su madre. Esto supone un riesgo para el feto y un aumento de las posibilidades de padecer afecciones como el hidramnios (exceso de líquido amniótico) y un peso demasiado elevado, factor que podría comportar un parto difícil (distocia) o incluso cesárea.

Cuando la diabetes de la madre no ha sido tratada correctamente, el niño al nacer se ve bruscamente privado de este exceso de azúcar y puede sufrir una hipoglucemia (fuerte bajada del índice de azúcar en la sangre), a veces grave. También puede resultar afectado por una ralentización de la maduración pulmonar, lo cual le expone a un riesgo respiratorio al nacer.

Las causas o factores de riesgo son la obesidad, unos antecedentes familiares de diabetes, una edad materna superior a los 35 años y antecedentes de parto de bebés grandes (peso superior a los 4 kg al nacer). Además suele estar asociada a las modificaciones psicológicas del embarazo.

El tratamiento consiste en seguir un una alimentación equilibrada y pobre en azúcares y en realizar comidas fraccionadas. De forma temporal es posible que sea necesario y conveniente administrar insulina.

La diabetes gestacional puede reaparecer en un embarazo posterior. Además, expone a un mayor riesgo de desarrollar una diabetes tras el embarazo.
También es posible que la madre ya padeciera diabetes entes de estar embarazada. En estos casos, tanto si se trata o no de mujeres insulino-dependientes, siempre deben asegurarse de equilibrar su diabetes antes de concebir un hijo, ya que un índice de glucosa materno demasiado elevado en el momento de la concepción puede constituir un riesgo de malformaciones para el feto.

Además, durante todo el embarazo la mujer debe someterse a un control estricto. Los medicamentos hipoglucemiantes (que permiten hacer bajar el índice de azúcar en la sangre) utilizados en el tratamiento de la diabetes no insulino-dependiente están contraindicados en las mujeres embarazadas; si es necesario, se sustituirán por la inyección regular de insulina.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: diabetes

Publicidad

Ver más articulos