Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Biopsia de trofoblasto

Técnica de exploración en la que se realiza una extracción de una muestra del tejido que da lugar a la placenta (trofroblasto) para su posterior análisis en el laboratorio.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Es una técnica que se utiliza para determinar el sexo del bebé y detectar ciertas enfermedades genéticas mediante el análisis de los cromosomas del feto.

Este examen se realiza con ecografía y puede practicarse a partir de los dos meses de embarazo (10-11ª semanas de amenorrea). Se pueden aplicar dos técnicas: la extracción a través del abdomen, mediante una aguja de gran calibre, o por la vagina. La extracción sólo dura unos minutos. Como se trata de una extracción de tejido y no de líquido (a diferencia de la amniocentesis), puede ser necesario aplicar anestesia local en el lugar de la punción.

La biopsia de trofoblasto presenta una doble ventaja: los resultados del análisis de conocen enseguida y se efectúa en un estadio precoz del embarazo. Por eso se recomienda en situaciones de alto riesgo en el que hay que conocer el diagnóstico rápidamente, por ejemplo ante la sospecha de que el feto padece una enfermedad hereditaria como la miopatía de Duchenne que puede afectar a los bebés de sexo masculino.

En cambio, este tipo de exploración es lo suficientemente agresiva como para generar un cierto riesgo no despreciable de aborto espontáneo que se sitúa entre el 1 i el 2 %, un poco más elevado que con la amniocentesis (riesgo de 0,5 a 1 %). Es por este motivo que la biopsia de trofoblasto se reserva para ciertas situaciones particulares como en las que es necesario extraer cierta cantidad de células (como en la detección de determinadas enfermedades genéticas).

Véase: Cariotipo; Enfermedad herediaria.

© Larousse Editorial S.L.

Publicidad

Ver más articulos