Ocio

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Amuletos de la buena suerte

Atraer la buena suerte es más fácil de lo que parece, ya que existen multitud de amuletos y conjuros que ayudan a conseguirlo.

Escarabajo sagrado
De todos es sabido que los egipcios utilizaron los amuletos o talismanes con el fin de que los dioses les concedieran sus ruegos y deseos. Entre ellos estaba el escarabajo, considerado una eficaz protección contra los malos espíritus (por eso se colocaba junto a las momias, para protegerlas en su viaje a la siguiente vida). Llevar un amuleto con forma de escarabajo ayuda a aumentar la fuerza de voluntad de la persona. También da muy buena suerte y atrae la fortuna y la felicidad, protege contra los malos espíritus y la negatividad y ayuda a recobrar la energía perdida tras sufrir una situación adversa.

Cruz de Caravaca
Fruto de una leyenda popular, que cuenta cómo dos ángeles transportaron desde Jerusalén la cruz y la hicieron aparecer en en el pueblo de Caravaca de la Cruz en época de dominio musulmán, la Cruz de Caravaca es más que un amuleto. Desde el nacimiento hasta la muerte, pero sobre todo en el momento de la declaración a la pareja, regalar una Cruz de Caravaca es todo un símbolo de amor y de paz. Llevarla colgada en el cuello trae suerte, fortuna, seguridad y una gran protección.

El ojo de Fátima
Es un amuleto de origen islámico, ya que Fátima, la hija de Mahoma, está considerada por las comunidades musulmanas un dechado de todas las cualidades a las que puede aspirar una mujer. Por eso, si se viaja a algún país como, por ejemplo, Turquía, no estará de más llevarse un Ojo de Fátima. En un bolsillo, colgado en el cuello o en algún lugar preferente de la casa, protege contra las enfermedades y atrae la buena suerte.

La magia del trébol
El trébol está considerado desde hace cientos de años como uno de los mejores talismanes que existen, puesto que esta planta tiene un misterioso poder que da a quien la posee muy buenas vibraciones, energía positiva, buena suerte y fortuna. Los primeros cristianos lo utilizaban como talismán porque representaba la cruz, que, como es sabido, es símbolo de unidad, paz y equilibrio. Fue San Patricio, patrono de Irlanda, quien lo introdujo como símbolo para potenciar la fe de los no creyentes en la doctrina de Cristo, argumentando (en este caso con el de tres hojas) que representaba a la Santísima Trinidad. Según la tradición, el trébol de cinco hojas atrae riqueza, amor, felicidad, paz, armonía y salud; el trébol de cuatro atrae amor, riqueza y salud; el de tres hojas, protección, amor y fortuna, y el de dos hojas, el amor.

Bambú de la suerte
Además de servir como un elegante y alegre detalle en la decoración del hogar, la caña de bambú es muy apreciada en oriente, puesto que se le atribuye la propiedad de atraer suerte, fortuna y protección. El bambú absorbe las malas vibraciones y la energía negativa del entorno en el que se encuentra. También da alegría a las personas que habitan la casa, al tiempo que proporciona paz, serenidad y armonía.

Herradura
Es uno de los amuletos tradicionalmente más empleados. Para que surta el debido efecto,debe ser de hierro y tener siete agujeros, y tendrá que colgarse detrás de la puerta principal de la entrada de la casa o negocio con las puntas hacia arriba. Además de traer buena suerte, sirve para ahuyentar el mal de ojo, la envidia, el egoísmo, los fantasmas, los hechizos y la negatividad. Untada con aceite de oliva, aleja a los visitantes no deseados. Encontrar una usada es un signo de buen augurio: la persona que la encuentre debe escupir sobre ella y luego arrojarla por encima del hombro izquierdo hacia el suelo, pues así su suerte será inmensa durante todo el tiempo que los clavos que la herradura contenga permanezcan clavados en ella.

Comentarios

Te puede interesar...