Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Noveno mes

¡Por fin llega el mes más esperado, que culminará con el momento más emocionante de tu vida: ese en el que el médico pondrá a tu hijo en tus brazos.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
embarazo semana a semana

La acidez de estómago puede estar haciendo estragos durante tus digestiones. Dormir empieza a ser una misión casi imposible, intenta descansar lo máximo posible durante el día. Notarás menos patadas pero serán más intensas debido al poco espacio que tiene tu hijo. El flujo vaginal puede presentar manchas de sangre o con un color pardo. Los calambres en las piernas te despiertan por las noches y sientes las nalgas y la pelvis muy dolorida.

Por semanas

Semana 36: La placenta, a toda máquina

Al iniciar el noveno mes la placenta crece mucho, hasta 500 g, porque trabaja a tope para nutrir y oxigenar al pequeño y eliminar sus desechos. El niño traga mucho líquido, que contiene grasa y pelitos del lanugo. Hace pis (el equivalente a dos cucharadas soperas cada dos o tres horas), pero casi todo lo desecha por el cordón y una parte se acumula en el intestino grueso, formando una sustancia pegajosa y verdi-negra, el meconio, que expulsará poco después de nacer, al estrenar su aparato digestivo. Si lo echase ahora sería signo de angustia, de falta de bienestar fetal, las aguas se enturbiarían y habría que adelantar el parto. Aún tiene que engordar bastante, pero lo hará a buen ritmo. Todos sus órganos pueden funcionar ya e incluso se ha iniciado el sistema de autorregulación de la temperatura corporal, que se completará t ras el nacimiento.
Semanas del bebé: 34. Talla del bebé sentado: 29 cm. Talla hasta el talón: 46 cm. Peso: 2,3 kg.

Semana 37: ¡Dame hierro!

Otro mineral que no te puede faltar es el hierro. Si tu hijo no tiene suficiente no podrá crecer bien, pero antes de que eso ocurra lo tomará de ti y sufrirás anemia. Y no te conviene nada, ahora que el parto está próximo. El bebé ahora se mueve menos veces, pero de una forma muy evidente: tiene fuerza y no sólo lo notas, también ves el bulto que te sale en la tripa cuando empuja con el codo o con la rodilla. Su cuerpo se pone rollizo, sus bracitos se van torneando, los dedos ya no son tan delgados y le empiezan a salir en las piernas las lorzas típicas de los bebés. El bebé ha alcanzado su término, lo cual significa que ya estaría preparado para nacer y lo puede hacer en cualquier momento.
Semanas del bebé: 35. Talla del bebé sentado: 30 cm. Talla hasta el talón: 47 cm. Peso: 2,5 kg.

Semana 38: Encajado en tu pelvis

Tu útero es como una sandía muy grande (el niño lo ocupa todo) y te llega a las costillas, restando espacio a tus pulmones; apenas te deja respirar. Lo bueno es que ahora la parte inferior del útero se introduce más entre tus caderas, con el empuje que ejerce la cabeza del bebé al encajarse, y empezarás a respirar mejor. Y lo malo, que tendrás más molestias en la pelvis, sobre todo al caminar. El bebé tiene muy buen aspecto, su piel está tersa y el lanugo se ha desprendido, o sólo le queda un poco en la cara y en los hombros. Las glándulas adiposas hacen su trabajo y el bebé se está poniendo rollizo. Ya tiene una buena mata de pelo en la cabeza ( algunos nacen calvos, lo que también es normal). En las manos, aún algo delgaditas, las uñas llegan a la punta de los dedos, un poco por delante en la de los pies. Si es un niño, los testículos ya han descendido desde las ingles y se alojan en la bolsa escrotal. Y si es una niña, sus ovarios contienen todos los ovocitos (óvulos inmaduros) que utilizará durante su vida fértil.
Semanas del bebé: 36. Talla del bebé sentado: 31 cm. Talla hasta el talón: 48 cm. Peso: 2,750 kg.

Semana 39: Listo para nacer

En tus controles, que son semanales, registran el latido cardiaco del niño para saber si está a gusto, así como las contracciones de tu útero, que aún son muy leves, tanto que ni las sientes. Estas contracciones aparecen porque baja tu progesterona, hormona que impide al útero contraerse. Y puede que ya estén dilatando el cuello de la matriz. En este caso, al ensancharse el cérvix, se desprenderá el tapón mucoso que lo ha mantenido cerrado y sabrás que el parto está cerca: dos días, tres... Ahora actúa como una bomba de calcio, enviando masivamente este mineral al niño, que lo precisa para alargar sus huesos.
Semanas del bebé: 37. Talla del bebé sentado: 32 cm. Talla hasta el talón: 49 cm. Peso: 3 kg.

Semana 40: La vida se abre camino

Tu “nasciturus” está muy incómodo, oprimido por el útero. Y la placenta ya no le alimenta ni le oxigena bien. Tiene que nacer y te envía señales hormonales de aviso. Tu útero empieza a contraerse por su parte superior, empujando al niño hacia abajo. Durante la contracción, el corazón del bebé se acelera, pasa de 80-120 pulsaciones a 140-180, y después se tranquiliza. Estáis de parto. Ten calma y paciencia, porque os va a llevar bastantes horas. Seguro que piensas que vuestro esfuerzo compartido ha merecido la pena cuando al fin lo tengas en tus brazos. Al nacer, la placenta se desprenderá del útero y el cordón umbilical dejará de funcionar, cuando el bebé respire por primera vez pondrá en marcha cambios en la estructura del corazón y las arterias, desviando sangre a los pulmones.
Semanas del bebé: 38. Talla del bebé sentado: 33 cm. Talla hasta el talón: 50 cm. Peso: 3,2 kg.

Publicidad

Ver más articulos