Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

Ecografías por trimestres

CrecerFeliz.es
Ecografías por trimestres

primer trimestre

El primer control ecográfico se lleva a cabo a las 12 semanas y por vía vaginal. Para ello se utiliza una sonda muy fina, que no molesta. Estas sondas vaginales tienen unas frecuencias más elevadas y la calidad de la imagen es superior.

Permite ver si el feto tiene un riesgo elevado de anomalía cromosómica a través de una serie de marcadores (por ejemplo, el pliegue nucal).

En caso de observar alguna alteración, te recomendarán que te sometas a una amniocentesis o a una biopsia de corion, con el fin de descartar posibles alteraciones de los cromosomas.

En esta primera ecografía comprobarás que tu hijo apenas mide unos 6 centímetros, pero su pequeño cuerpo ya está prácticamente formado, por lo que si tiene una malformación grave, será fácil detectarla precozmente.

Si fuera éste el caso, tendrás que decidir entre poner en marcha las correspondientes conductas terapéuticas o una interrupción del embarazo.

segundo trimestre

Si en la ecografía del primer trimestre todo es normal, como es de esperar, la siguiente te la realizarán en la semana 20. Es la más importante de las tres y se denomina ecografía de alta resolución, porque son necesarios un buen aparato (de alta resolución) y un buen experto en diagnóstico prenatal.

Tanto en ésta como en la del tercer trimestre, la captación se efectúa por vía abdominal, no vaginal. Para realizarla, tu médico te aplicará una crema en el abdomen para facilitar la transmisión de los ultrasonidos.

Esta exploración permite observar la anatomía del feto y buscar malformaciones que podrían aconsejar una interrupción voluntaria del embarazo, ya que aún estás dentro del plazo marcado por la ley, que es de 22 semanas de gestación, como máximo.

El feto en este momento ya está completamente formado y se puede ver con una enorme claridad. En la ecografía de las 20 semanas sabrás con una seguridad cercana al 100% el sexo de tu bebé, porque tanto si es varón como si es hembra, se ven bien sus genitales, a no ser que al hacer la prueba, la posición del bebé impida verlos.

Tal vez tú no desees conocer su sexo, pero eso no es obstáculo para que el especialista sí lo sepa y pueda descartar algunas patologías en esta parte del cuerpo.

TERCER TRIMESTRE

El último de los tres controles ecográficos habituales se realiza entre las semanas 30 y 35. Permite observar el crecimiento fetal, la cantidad de líquido amniótico, la placenta y las posibles malformaciones que se puedan presentar más tardíamente, como las renales o las intestinales (puesto que a las 20 semanas el intestino aún no funciona), así como ciertas displasias esqueléticas (por ejemplo, la acondroplasia, que suele verse muy tardíamente).

Por supuesto, si el tuyo es un embarazo de riesgo, tu especialista te realizará más ecografías (incluso una al mes) para controlar con más eficacia tu evolución y la de tu hijo. Pero no te inquietes, ten en cuenta que estas pruebas son inocuas y unas grandes aliadas en tu gestación.

Categoría: Salud

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook