Solución a tus dudas sobre la amniocentesis

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Solución a tus dudas sobre la amniocentesis

Tu ginecólogo te ha planteado la posibilidad de una amniocentesis y te surgen dudas: ¿qué riesgos tiene? ¿Duele?... Para decidir, tu pareja y tú debéis contar con toda la información.

Amniocentesis en el embarazo

Hacerte o no la amniocentesis no es una decisión fácil, ya que esta prueba invasiva supone un pequeño riesgo de pérdida fetal (por debajo del 1%). Además, el objetivo de la amniocentesis es diagnosticar precozmente anomalías cromosómicas en el niño para, en caso de que existan, decidir si se desea seguir adelante con el embarazo.

Por eso debéis tomar la decisión de realizar la amniocentesis o no en pareja. Lo mejor es que os informéis para saber en qué consiste, qué diagnostica y qué riesgos entraña. Si, tras meditarlo, tienes claro que te vas a hacer la amniocentesis, no vayas con miedo.

Piensa que con la amniocentesis el riesgo de perder al bebé es bastante bajo y que en el 95% de las amniocentesis que se realizan, los resultados dan negativo; es decir, la mayoría de los bebés están sanos.Y piensa también que cuando sepas que el niño no presenta ninguna alteración cromosómica, vivirás tu embarazo con mayor tranquilidad.

Para ayudarte a aclarar dudas, aquí tienes las respuestas a todas esas preguntas que surgen ante la amniocentesis.

TOMANDO LA DECISIÓN SOBRE LA amniocentesis

¿Qué diagnostica esta prueba?
La amniocentesis detecta cualquier alteración cromosómica, ya que se estudia todo el cariotipo del bebé. Las más frecuentes son las trisomías del par de cromosomas 21 (síndrome de Down), del 13 y del 18, además de alteraciones en el par sexual. Los fetos con trisomía en el par 13 o 18 no suelen sobrevivir tras el parto, pero sí los de Síndrome de Down.

Médicamente, ¿en qué casos se recomienda la amniocentesis?
La amniocentesis se recomienda cuando el test de riesgo da positivo, es decir, si el resultado es 1/250 o menos.Además, cuando la madre supera los 35 o 38 años (depende del centro hospitalario), cuando hay antecedentes de hijo o feto con anomalías cromosómicas o malformación relacionada con cromosomopatía, cuando los padres son portadores de alteraciones cromosómicas y si existe ansiedad materna, valorada por el ginecólogo.

Si el test de riesgo es negativo, pero mi edad supera los 38 años, ¿debería hacerme la amniocentesis?
Con esa edad sí se recomienda hacerla. Puede que el test de riesgo dé negativo y que el bebé tenga una alteración cromosómica, es lo que se llama un falso negativo. “La probabilidad de tener un hijo con Síndrome de Down aumenta entre los 35 y 38 años y se dispara de forma espectacular a partir de los 38 años”, explica el Dr.Miguel Ángel Huertas, ginecólogo.

En caso de que tenga muchas dudas, ¿el médico puede aconsejarme si me conviene hacerme o no la amniocentesis?
El médico puede y debe aconsejar a la madre o a la pareja. Ha de informarles sobre la prueba, los beneficios de la amniocentesis, los riesgos y, si hay un diagnóstico positivo, sobre las consecuencias del mismo. “Al margen de las indicaciones médicas claras, el especialista debe informar y aconsejar sin implicarse en la decisión. Lo que no debe hacer nunca es tomar decisiones por la mujer o por la pareja”, aclara el doctor Huertas.

Si decido hacérmela, ¿en qué semana debe realizarse?
La amniocentesis se realiza alrededor de la semana 15 o 16,más o menos al cuarto mes de embarazo. En este momento el riesgo de aborto ha disminuido con respecto al primer trimestre y ya hay suficiente líquido amniótico para realizar la prueba.

¿Por qué la amniocentesis tiene riesgo de pérdida fetal?
Porque al pinchar la bolsa amniótica existe el riesgo de que se rompa en las siguientes 48 horas, aunque es raro que ocurra (menos del 1% de los casos). Según el Dr. Huertas, “se suele asociar siempre a casos complicados, en los que el médico ha tenido que realizar varias punciones porque no localizaba bien el punto exacto”.

Incluso, si al realizar la amniocentesis, la bolsa se rompe y se produce pérdida de líquido amniótico, se puede solucionar con reposo hospitalario. Pasadas 48 horas, el riesgo de rotura de la bolsa es el mismo que si no te hubieras hecho la amniocentesis.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube