Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Fertilidad, consejos para protegerla

Cada vez son más parejas las que tienen problemas para ser padres y se calcula que en 2020 una de cada cuatro lo tendrán muy complicado. Este hecho hace que la reproducción asistida sea algo cada vez más normal en nuestra sociedad. 

Crecerfeliz.es
Imprimir
fertilidad embarazo

Según el Ministerio de Sanidad, España es el primer país en tratamientos de fertilidad con más de 156.000 casos anuales y un índice de natalidad gracias a estos métodos del 8´6%. La reproducción asistida se ha normalizado en nuestra sociedad y cada vez se demanda más información, no sólo de carácter paliativo sino también preventivo.

Para que no sea demasiado tarde y garantizar nuestra fertilidad natural, hay cosas que podemos hacer y los doctores  Lizán y Mancini, directores médicos de Clínicas Eva, especialistas en reproducción asistida, han elaborado un decálogo para preservarla.  

Decálogo de la fertilidad

1. Aunque suene obvio, en el caso de la mujer es muy importante no retrasar en exceso el querer ser madre: La capacidad de concebir disminuye a los 27 años y a los 35 se reduce considerablemente.

2. No hay que dejarse llevar por generalidades. Cada mujer es distinta y debe informarse del estado de su propia fertilidad mediante un estudio de fertilidad, que consiste en una analítica hormonal y una ecografía vaginal. Con estos datos se conocerá el estado de la reserva ovárica, es decir el número de óvulos y su calidad. La doctora Fulvia Mancini explica que lo normal en una mujer de 35 años es tener unos 12 folículos antrales, las bolsitas que llevan dentro los ovocitos, pero que llegados los 40 ya se considera una buena reserva contar con diez folículos”.

3. Los hábitos de vida son fundamentales. El tabaquismo perjudica las posibilidades de embarazo. La nicotina reduce la vascularización uterina y ovárica, lo que influye de manera negativa en la calidad de los óvulos y dificulta la implantación embrionaria. Asimismo, los varones pueden ver afectada su capacidad reproductiva por este hábito nocivo: la movilidad espermática disminuye en los hombres que fuman más de 10 cigarrillos al día. Hay que dejar de fumar.

4. Mantener a raya el estrés resulta también vital, puesto que contribuye a la producción de una hormona, el cortisol, que inhibe la liberación de otra hormona, la LH (hormona luteinizante). Esta hormona es la que descarga la ovulación, así que en mujeres muy estresadas se pueden observar trastornos de la ovulación, hasta pueden desarrollar una condición crónica conocida como amenorrea funcional hipotalámica en que la menstruación desaparece por completo.

5. Hacer deporte es útil porque favorece la liberación de endorfinas. La excepción es la profesionalización, es decir, las deportistas femeninas de élite, que pueden tener problemas de fertilidad. De hecho, el 20% de las mismas padecen problemas de amenorrea o retirada de la regla. Las corredoras son las más afectadas.

6. La alimentación tiene mucho que decir en la implantación y posterior desarrollo de la gestación. La vitamina D ayuda a la implantación embrionaria, así que, sobre todo durante el invierno, cuando la exposición solar es mínima, tenemos que comer alimentos ricos en vitamina D. Por ejemplo, el salmón y el atún (mejor si son crudos), el tofu y la leche de soja. Además, hay muchos alimentos fortificados con vitamina D como los cereales, la leche y el yogur. En los varones, los alimentos ricos en antioxidantes ayudan a mejorar la movilidad espermática. Los arándanos, los frutos secos, las legumbres, los cítricos, las uvas, las sardinas, son todos alimentos antioxidantes que no deberían faltar en la dieta.

7. En los varones influye de manera negativa la exposición a determinadas sustancias contaminantes relacionadas con el trabajo que realizan. El doctor César Lizán explica que sustancias como pesticidas, plásticos, productos químicos industriales y combustibles, en los que se encuentran los conocidos como disruptores endocrinos, que son sustancias industriales, perjudican ya que pueden realizar acciones similares a hormonas como estrógenos, andrógenos, hormonas tiroideas o esteroideas.

8. La agresividad de terapias contra el cáncer, la quimioterapia y la radioterapia, pueden provocar infertilidad, por lo que se recomienda preservar el material genético reproductivo para su posterior utilización una vez superada la enfermedad. Hablamos de la criopreservación del semen en el caso de los varones y la vitrificación de óvulos en el caso de la mujer.

9. Es preciso tener precaución con ciertas medicinas. Probablemente, y como ha sido puesto de manifiesto recientemente por nuevas publicaciones, los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos) son los fármacos más habituales que pueden afectar la fertilidad. En las mujeres es conocido que pueden retrasar o dificultar la ovulación. En hombres, se ha comprobado recientemente que puede provocar perturbaciones hormonales sobre el eje regulador de la función reproductora.

10. La tecnología ayuda al servicio de la reproducción. Con el aval de la Sociedad Americana de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, la ESHRE, un test de fertilidad casero masculino mide la concentración de espermatozoides y su motilidad. Un punto de partida para, en caso de diagnóstico negativo, acudir al especialista. Además, hay muchas aplicaciones que ayudan a calcular los días de ovulación en la mujer.

TE PUEDE INTERESAR:

--> Hábitos de vida sanos que mejoran tus posibilidades de quedarte embarazada

--> España encabeza la lista de donación de óvulos y diagnóstico preimplantacional

--> Cómo elegir un centro para un tratamiento de fertilidad

Keywords: fertilidad | Categoría: Salud
Ver más articulos