Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

El sexo en el embarazo por trimestres

A lo largo de los nueve meses de embarazo, las hormonas y los cambios corporales de la mujer harán que su deseo sexual varíe de un trimestre a otro. Te contamos lo que suele ocurrir en cada uno de ellos.

Crecerfeliz.es
Imprimir
sexo en el embarazo

SEXO EN EL PRIMER TRIMESTRE DE EMBARAZO: ADAPTARSE A LA NOVEDAD

El cuerpo de la gestante experimenta una revolución hormonal que lo transforma y lo prepara para albergar a un nuevo ser. Y aunque no se puede generalizar, ya que muchas mujeres no notan el más mínimo cambio en su vida sexual, es frecuente que estas alteraciones hormonales, unidas a la incertidumbre por las novedades que se avecinan, hagan mella en su deseo sexual .

Por ejemplo, debido al alto nivel de estrógenos circulante, algunas embarazadas tienen náuseas todo el día, y no sólo al levantarse. Otras pueden sentir sueño constante, o insomnio. Y puede suceder que estímulos que antes eran placenteros, como las caricias en el pecho, ahora molesten. Por eso el hombre debe ir con suavidad en esta etapa.

Una ventaja: si tus pechos son pequeños, su aumento puede hacer que te sientas orgullosa de tu nueva figura y que, a su vez, resultes aún más atractiva para tu pareja. Pero las hormonas influyen hasta cierto punto, importa más la calidad de la relación sexual de la pareja: si antes era buena, seguramente lo seguirá siendo.

SEXO EN EL SEGUNDO TRIMESTRE DE EMBARAZO: ¡ARRIBA EL DESEO!

Una vez confirmada la buena marcha del embarazo y superados los temores iniciales, lo normal es que el deseo se reavive. Al disminuir o desaparecer las molestias físicas, existe un mayor bienestar. El aumento de la cantidad de sangre en los vasos sanguíneos se traduce en una mayor sensibilidad a la excitación e incluso tendrás unos orgasmos más intensos durante el embarazo.

Finalizado el tercer mes, lo común es que ya no tengas náuseas, sueño, ni fatiga, y que haya disminuido notablemente el riesgo de aborto, por lo que aumentarán las ganas de hacer el amor. Estamos ante un buen momento para ella y su pareja, y aprovechan esta época para realizar un último viaje antes del nacimiento del niño.

Te ves más voluptuosa y segregas más flujo, con lo que se solucionan posibles problemas de sequedad en la penetración. A medida que tu figura cambia, tu pareja deberá probar distintas posturas que faciliten el encuentro sexual.

SEXO EN EL TERCER TRIMESTRE DE EMBARAZO: TIEMPOS DE CAMBIO

La mayoría de las mujeres experimentan una disminución y hasta una ausencia del deseo sexual. Los cambios físicos, como el peso del vientre que no te deja dormir, los constantes movimientos del bebé, que a veces se encaja en tus costillas, o las continuas ganas de orinar, contribuyen a apagarlo.

También hay nuevos miedos: a que la relación sexual cause un parto prematuro y a que las contracciones que provoca el coito puedan romper las membranas. Aunque normalmente los médicos aseguran que son temores sin evidencia, está claro que la presión psicológica de poder hacer daño al bebé influye en la disminución del apetito sexual.

Sobre todo si es el primer hijo, la ansiedad que despierta su nacimiento puede interponerse en tu relación de pareja. Además, cuando faltan pocos meses para dar a luz, algunas mujeres tienen una visión distorsionada de su cuerpo y se ven más gordas de lo que realmente están. Puedes no sentirte a gusto, aunque tu pareja encuentre esos cambios excitantes.

--> Beneficios del orgasmo en el embarazo

--> El sexo en el embarazo ¿perjudica al bebé?

--> Situaciones en las que no se puede tener sexo durante el embarazo

--> Claves para disfrutar del sexo durante el embarazo

Ver más articulos