Cuidados

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Picor de tripa en el embarazo

Durante el embarazo es frecuente tener picores en la espalda, el abdomen, el tronco y las piernas. Se trata de una situación incómoda pero pasajera, puesto que desaparece después del parto. Hasta entonces, te contamos qué puedes hacer para aliviarlos.

Marga Castro. Asesor: Joaquín Maíz, Matrón

A lo largo de la gestación se pueden producir muchos cambios fisiológicos en la piel: manchas, mayor sudoración, aumento de vello, estrías, prurito (picor)... Todos son debidos a las alteraciones hormonales inherentes al embarazo y al enorme estiramiento al que se ve sometida la piel.

la hidratación, fundamental

Si tienes picores y molestias relacionadas con tu piel que se estira cada vez más, toma nota de los cuidados habituales que debes procurarte.

Hidrata tu piel. No prolongues demasiado la ducha o el baño y empela un jabón neutro. Cuando te seques, aplícate una crema hidratante hipoalergénica todos los días. En el tripa, que es la zona que más se dilata, aplica una crema específica antiestrías por la mañana y por la noche, además de erradicar el picor, prevendrás la aparición de estrías. Hay matronas y ginecólogos que recomiendan aplicar por las noches aceite de almendras, pero es algo incómodo debido a su lenta absorción.

Para que tu piel se reseque, evita la sequedad ambiental. pon recipientes con agua en las habitaciones de toda la casa (cerca de la calefacción cuando llegue el frío) y aficiónate a las plantas de interior, para aumentar el grado de humedad.

Utiliza siempre prendas de tejidos naturales, como el algodón y el lino. Las sintéticas, además de ser irritantes, dificultan la transpiración de la piel y favorecen la aparición de granitos y picores.

Olvídate de los excitantes (café, té, bebidas de cola...). La cafeína y la teína aumentan la tensión emocional y ésta, a su vez, incrementa los picores.

Cuidado con los medicamentos de uso común. La automedicación siempre es peligrosa, pero más aún en tu estado. Además, las embarazadas tienen el organismo mucho más sensibilizado y medicamentos aparentemente inocuos, que siempre os han sentado bien, ahora pueden provocaros reacciones en la piel y alergias.

soluciones naturales

Otras buenas soluciones naturales, sin posibles efectos secundarios y siempre al alcance de la mano son: darte un baño añadiendo al agua medio paquete de harina fina de maíz o sustituyendo la harina por dos cucharadas de aceite de oliva y un vaso grande de leche.

También puedes aplicarte con una gasa esterilizada, en las zonas que más te pican, aceite de germen de trigo, vinagre de manzana o zumo de pepino fresco. Con cualquiera de estos remedios te sentirás aliviada enseguida.

El único caso inquietante

Existe un tipo de picor que se localiza en las palmas de las manos y de los pies, se agudiza por la noche y puede afectar al feto. Se debe a un problema hepático de la embarazada y requiere tratamiento médico inmediato. En la mayoría de las ocasiones el trastorno se trata y se soluciona antes de que pueda alterar la salud del pequeño.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube