Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Pasear, tu deporte ideal en el embarazo

Andar a diario alivia algunas molestias típicas del embarazo, como el insomnio y el estreñimiento. Además, facilita la liberación de endorfinas, las hormonas del buen humor. Pero, ahora que estás más gordita, ¿sabes caminar correctamente?

Begoña Dorda. Asesor: J. I. Zúñiga, Tocoginecólogo
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Pasear, tu deporte ideal en el embarazo

Durante el embarazo debes acostumbrarte a hacer algo de ejercicio físico todos los días. Mantenerte en forma no sólo te ayudará a tolerar mejor estos meses de sobrecarga de peso, sino que también te vendrá estupendamente en el momento de dar a luz: el motivo es que tus músculos, al haberse habituado a realizar un esfuerzo, estarán más fuertes y flexibles, y esto hará que el parto te resulte más fácil.

Tan sencillo como beneficioso

Salvo que el médico te aconseje lo contrario, procura darte un paseo todos los días, como poco de media hora. Ésta es la duración mínima recomendada por los especialistas porque el corazón tarda unos 20 minutos en empezar a bombear más deprisa, y que esté trabajando a ese ritmo durante 10 minutos es el tiempo mínimo imprescindible para mantener el cuerpo en forma. Dándote un paseo diario fortalecerás tu salud por muchas razones:

• Tonificarás tus músculos y mejorarás tu sistema sanguíneo.
• Te oxigenarás que, además de revitalizarte el organismo, favorecerá el buen desarrollo de tu pequeño.
• Mantendrás tu ánimo en alza porque tu organismo incrementa la producción de endorfinas, conocidas como “hormonas de la felicidad”.
• Además, al fortalecer tus músculos y ligamentos prevendrás dolores de espalda y tendrás menos calambres y menos sensación de hormigueo en las piernas.
• Y, por si fuera poco, te favorecerá si padeces estreñimiento (el movimiento estimula el funcionamiento intestinal) y te ayudará a dormir mucho mejor (porque llegarás a casa más cansada, porque tendrás una mejor oxigenación...).

Para que tus caminatas te reporten beneficios, elige el momento del día en el que la temperatura sea más moderada (en tu estado, tan malo es el exceso de frío como de calor) y acordarte de coger una botellita de agua, para poder ir reponiendo el líquido y las sales minerales que pierdes por el sudor.

Detalles a tener en cuenta

• Para evitar tirones musculares, dedica cinco minutos a calentarlos. Túmbate en la cama y estírate bien. Después, siéntate sobre ella y dibuja círculos con la cabeza y con los tobillos. Y a continuación, ponte de pie y muy despacio, agáchate hasta quedarte en cuclillas. Repite este movimiento varias veces.
• Ponte ropa holgada, que facilite la evaporación del sudor, y coge un jersey por si en algún momento te quedas fría.
• Ponte un calzado cómodo, que transpire, que te sujete bien el talón y que no sea plano del todo, pero que tampoco tenga más de tres centímetros de tacón (te obligaría a forzar la espalda).
• Elige para pasear una zona verde, así respirarás aire puro y te será más fácil relajarte.
• Mientras caminas, echa los hombros ligeramente hacia atrás y que estires el cuello. Además, respira profunda y rítmicamente: te oxigenarás mejor y te cansarás menos.
• Camina a un ritmo moderado: ni muy lento, porque mermarías los efectos del ejercicio, ni muy rápido, porque los sobreesfuerzos son perjudiciales en tu estado.

Keywords: caminar y pasear

Publicidad

Ver más articulos