Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Es más frecuente durante el tercer trimestre

¡Ojo con la mala circulación!

Varices, calambres... son síntomas de una mala circulación en las piernas. Te contamos por qué se produce en el embarazo y qué hacer.

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
portada-piernas

Aunque la predisposición es un factor muy importante, las varices se producen por el incremento de la presión sanguínea en las venas de las piernas. Durante el embarazo se suele producir un estancamiento venoso debido al aumento en el volumen sanguíneo y al relax de las válvulas venosas. Además, el útero presiona la vena cava, dificultando la circulación sanguínea de retorno hacia el corazón.

El resultado: sensación de pesadez, hormigueo, dolor en las piernas, calambres, hinchazón de tobillos y venas dilatadas.

La inflamación de los pies y tobillos suele ser algo común en la recta final del embarazo, sobre todo si hay un aumento acusado de peso, si la alimentación de la embarazada no es la adecuada y si no se ha tenido ni un momento de descanso a lo largo del día.

Solución: movilizar los tobillos haciendo círculos, sentada hacer ejercicios con los pies cambiando la posición de punta a tacón, dar masajes ascendentes desde la pantorrilla al muslo, poner las piernas en alto siempre que sea posible y caminar como mínimo media hora diaria. Aplicar productos de farmacia con efecto frío (asegúrate de que su fórmula es apta para embarazadas) también ayuda a mejorar la circulación.

Has de notar que la hinchazón mejora o desaparece tras el descanso nocturno o tras los ejercicios anteriores. Si no notas mejoría y además aparece inflamación en las manos o en los labios, debes acudir a tu ginecólogo para valoración y tratamiento.

El médico comprobará si se debe a una situación normal dentro de las molestias típicas de la gestación o si la inflamación está relacionada con una subida de la presión arterial o con algún tipo de trastorno cardiovascular o del riñón.

Trucos infalibles

  • Mantenerte en un peso adecuado, ya que los kilos de más favorecen la aparición de varices y de pesadez.
  • Masajear de manera suave y circular desde los pies a las piernas.
  • Caminar a paso moderado por lugares al aire libre, con zapato cómodo, bien sujeto y con suela antideslizante.
  • Cambiar de postura a menudo. No permanezcas sentada ni de pie más de dos horas.
  • Mantener ligeramente elevadeas las piernas con la ayuda de un reposapiés.
  • No cruzar las piernas mientras estés sentada.
  • Levantar las piernas y trazar círculos en el aire con los tobillos y la punta de los pies de un lado a otro.
  • Aplicar chorros de agua fría desde los pies a las piernas.
  • No renuncies a las medias de compresión. Se recomiendan a todas las embarazadas que tienen que estar mucho tiempo de pie o sentadas.

Publicidad

Ver más articulos