Qué comer en las últimas semanas de embarazo

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Alimentos importantes al final del embarazo

Llevar una dieta adecuada no tiene por qué ser complicado; basta con que sigas con las pautas que te ha marcado tu tocólogo y que adaptes un poco las cantidades de algunos de los nutrientes:

Eva Calvo. Asesora: Josefina Ruiz Vega, ginecóloga.

embarazada, agua

Proteínas. No las fabrica el organismo y son fundamentales, porque te siguen aportando los aminoácidos necesarios para la formación del bebé, para la síntesis de las encimas relacionadas con el crecimiento, para prepararte de cara a la lactancia y para mantener tu volumen sanguíneo.

“Las necesidades proteicas diarias aumentan 5 gramos”, dice la doctora. Las mejores proteínas son las de origen animal (carne de vacuno y/o ave, pescado, huevos y leche) y con que tomes 60 g de proteínas al día estaréis cubiertos. Para que te hagas una idea, un filete de ternera de 100 g aporta unos 20 g de proteína, casi igual que 100 g de jamón york, pechuga de pollo o garbanzos.

Hierro. Es importante que no descuides la ingesta de este mineral para no sufrir anemia ferropénica y también para contrarrestar la pérdida hemática del parto y el postparto. En el tercer trimestre se requieren más de 6 mg de hierro por día, y aunque lo más probable es que tu tocólogo te recete un suplemento, intenta incluir en tu dieta yema de huevo, carne roja, marisco, cordero, aves y sardinas, y también legumbres y frutos secos (aunque el hierro de origen vegetal se absorbe peor).

“Para mejorar su absorción, recuerda que los alimentos ricos en hierro deben tomarse separados de los ricos en calcio y, a ser posible, junto a los que aporten proteínas y vitamina C (naranja, kiwi, tomates…)”, aconseja la doctora Ruiz Vega.

Calcio. Tus necesidades aumentan durante todo el embarazo. Necesitas entre 1.200 y 1.400 mg/día (400 mg extra) y su aporte es imprescindible en las últimas semanas para asegurar el crecimiento óseo del niño y para la producción de la leche materna.

“Además, se ha demostrado la relación entre el déficit de calcio y un mayor riesgo de aparición de preeclampsia en la madre”, explica la doctora.

El calcio se obtiene principalmente de los lácteos (tres vasos de leche entera al día es suficiente), pero también es abundante en las sardinillas en conserva (porque se toman con la espina), el besugo, las acelgas, el brócoli y las almendras. Cada 100 g de estos alimentos te aportarán 354, 225,150, 113 y 254 mg de calcio, respectivamente.

Agua. Una buena hidratación previene la aparición de contracciones antes de tiempo y, por tanto, el riesgo de parto prematuro.

Trata de beber al menos un litro y medio de agua al día para asegurarte de que reemplazas la pérdida de líquidos, que es bastante más acusada durante la gestación.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube