Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

Ácido fólico, tu mejor aliado

Previene los defectos del tubo neural en el feto y diversas complicaciones del embarazo. El ácido fólico es todo un chollo. ¡No olvides tomarlo desde tres meses antes de la gestación!

Sandra Sánchez
Ácido fólico en el embarazo

Ácido fólico, folatos, vitamina B9...Tres nombres diferentes para el suplemento vitamínico más importante del embarazo. Su primera gran función es participar en el correcto desarrollo del bebé que esperas ya que interviene en la división celular que dará lugar a la formación de los órganos y los tejidos del embrión.

Además, es necesario para producir los glóbulos rojos extra que requiere el embarazo (ya sabes que tu volumen sanguíneo aumenta muchísimo en estos meses) y evitar un tipo de anemia, la llamada megaloblástica.

Pero el ácido fólico es muy conocido popularmente sobre todo por su labor protectora en el feto: disminuye el riesgo (hasta un 80%) de que el bebé nazca con algún defecto del tubo neural (espina bífida o anencefalia), algo que en la actualidad sucede en 1 de cada 600 embarazos.

El ácido fólico también reduce las probabilidades de que el bebé tenga ciertas malformaciones cardiovasculares y de las vías urinarias, hendidura del paladar y labio leporino. Y recientes estudios apuntan a una relación directa entre el correcto consumo de ácido fólico y el menor riesgo de desprendimiento prematuro de la placenta.

ASÍ ACTÚA EL ÁCIDO FÓLICO

El poder del ácido fólico radica en que controla un aminoácido llamado homocisteína. Cuando hay escasez de vitamina B9, la homocisteína se dispara y su alta concentración en la sangre materna se relaciona claramente con el mayor riesgo de defectos del tubo neural en el feto. Podríamos decir que el ácido fólico se encarga de mantener “a raya” a este aminoácido.

Las autoridades sanitarias, muy conscientes de la importancia que tiene tomar ácido fólico, piden que se enriquezcan con esta sustancia productos básicos de consumo, como la harina o los cereales.

¿CUÁNTO ÁCIDO FÓLICO NECESITAS?

Aunque está claro el valor protector de la vitamina B9, muy pocas embarazadas la toman de forma correcta, menos del 10%. Con las siguientes recomendaciones te asegurarás un aporte completo de ácido fólico y te beneficiarás de sus propiedades. Toma nota:

- En el embarazo necesitas consumir a diario 0,4 mg de esta vitamina.

- Si ya has tenido un bebé con defectos del tubo neural, esta cantidad subirá hasta 4 mg diarios. También necesitarás aumentar el consumo de ácido fólico si has tomado durante mucho tiempo anticonceptivos orales, si eres fumadora habitual, si esperas dos o más bebés o si la actual gestación está muy próxima a la anterior.

- Hay que empezar a tomarlo desde tres meses antes del embarazo y continuar haciéndolo durante todo el primer trimestre. Es posible que el tocoginecólogo también te lo recomiende al final de la gestación, ya no para evitar malformaciones, sino por su fabuloso efecto antianémico.

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook