La fiebre en los bebés

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

La fiebre en los bebés

Infunde respeto, sobre todo cuando afecta a los más pequeños. Pero, siendo objetivos, hay que decir que la fiebre es positiva, es un mecanismo de defensa del organismo que conviene conocer.

Belinda Santamaria

La fiebre en los bebés

No te pierdas

Nombres de niños

Leer Más

Todos hemos tenido fiebre alguna vez, un aumento de la temperatura corporal, y sabemos cómo se comporta el organismo en estas circunstancias: sensación de frío, malestar, dolor de cabeza, somnolencia, falta de apetito...

¿qué enfermedad es la fiebre?

La fiebre no es ninguna enfermedad ni tiene tratamiento curativo. Es una respuesta del organismo, un mecanismo de defensa ante una agresión: una infección, una intoxicación, una deshidratación, etc.

Puede aparecer en el transcurso de muchas enfermedades, principalmente las ocasionadas por los virus y bacterias propios de la infancia. Como existe la posibilidad de que estos procesos se compliquen, siempre hay que estar atentos a las subidas desproporcionadas de temperatura.

El niño tiene 37,8 ºC. ¿Esto se considera fiebre o no?

Médicamente, no. Hasta 38 ºC, medidos en la axila, los expertos hablan de febrícula, y a partir de 38 ºC, de fiebre.

¿A mayor temperatura, es peor la enfermedad?

No, esto no es matemático. Salvo que la temperatura sea muy elevada –es decir, más de 39,5 ºC– y no responda al tratamiento o lo haga parcialmente. Unas anginas o un catarro pueden ocasionar 39,5 ºC, y una meningitis, no más de 38,5 ºC. Además, el malestar que puede generar la fiebre varía mucho de un niño a otro, dependiendo de la edad, de su estado general y de las características personales. Por eso, unos están decaídos, llorones, molestos y mimosos, y otros están jugando y saltando sin grandes manifestaciones.

Con tanta fiebre, habrá que darle antibióticos...

No. Los antibióticos no bajan la fiebre. Únicamente si el foco de la fiebre es una infección bacteriana, el pediatra recetará antibióticos para combatirla. Pero la gran mayoría de las infecciones infantiles son víricas, y contra los virus no funcionan los antibióticos.

Tiene fiebre y el pediatra no le ve nada. ¿Qué le pasa?

Es bastante habitual que inicialmente una infección vírica no se manifieste con otro síntoma más que la fiebre. La exploración física es normal, no hay signos en la garganta ni en el pecho y el oído está bien... Es lo que se conoce como “fiebre sin foco”. En esta situación no hay más que hacer que administrarle un antitérmico para la fiebre, observarle en casa durante 24-48 horas y, si los síntomas cambian o empeora su estado, volver al pediatra. La mayoría de las fiebres sin foco suelen estar causadas por procesos virales y son autolimitadas (se curan solas).

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube