Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

Adiós al dolor de encías

¿Tu bebé tiene las encías inflamadas, se lleva los dedos a la boca y se le irrita mucho el culete? No hay duda: le están empezando a salir los dientes. Pero tú puedes hacer que este proceso sea más llevadero.

Anabel García. Asesora: María García-Onieva, Pediatra
Adiós al dolor de encías

A la mayoría de los bebés les sale el primer diente alrededor de los 6 meses, aunque hay pequeños más precoces (o que nacen con alguno) y otros que hasta el año no echan el primero. En este proceso influyen mucho el factor genético (si tu pareja o tú tardasteis en echar los dientes, a vuestro hijo también le saldrán tarde) y el sexo (las niñas los echan un poco antes que los niños).

Molestias habituales

Desde que al bebé le salga el primer diente hasta que complete la dentición de leche pasarán de 24 a 30 meses, pero lo más probable es que solo tenga molestias con los primeros piquitos y los premolares. Los síntomas que puede causar la inflamación de las encías por la erupción dentaria son:

  • Cambios de comportamiento. Lloros frecuentes, irritabilidad, nerviosismo y problemas para comer (cuando la comida le roza la encía siente dolor).
  • Cambios físicos. Babeo casi constante (debido a que la erupción dentaria coincide con una mayor actividad de las glándulas salivares) y escoceduras en el culete (la saliva modifica la acidez de la orina y la hace más agresiva para su piel) y en la barbilla (por el babeo continuo). No es cierto que la erupción dentaria cause fiebre alta.

Si tu pequeño está muy incómodo, pregunta al pediatra si puedes darle un analgésico suave o un bálsamo específico. Además, varias veces al día mójate un dedo en agua fría y dale un masaje en las encías con él.

A cada mal, su remedio

Para las encías también es aconsejable que le compres uno o varios mordedores. Funcionan muy bien los que llevan un gel que se enfría al meterlo en la nevera (no en el congelador). Y para sus otras molestias hay distintas medidas que puedes adoptar:

  • Si tiene el culito muy irritado, cámbiale el pañal en cuanto lo moje y déjale un rato con el culete al aire antes de ponerle la pomada indicada.
  • Para que comer no le suponga pasar un mal rato, dale la comida templada, ni fría ni caliente.
  • La mejor manera de evitar que se le escueza la barbilla es llevarle siempre con un babero puesto (menos cuando esté durmiendo) y cambiárselo cuando lo empape. Si el babero lleva forro de plástico evitarás que se le moje la pechera y se constipe.
  • Si le notas muy inquieto, dale un baño. El contacto con el agua calentita le relajará y calmará su malestar.

En cualquier caso, muéstrate comprensiva con él. Tus besos, caricias y abrazos son, sin duda, su mejor consuelo.

Categoría: Salud

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook