Salud

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Vigila las fontanelas de tu bebé

A lo largo del primer año, los huesos craneales del bebé se van fusionando y las fontanelas, los espacios vacíos que quedan entre ellos, se cierran. ¿Pero qué pasa cuando esto no ocurre así? ¿Entraña algún riesgo para el pequeño?

Dra. Mercedes Vicente. Pediatra.

Vigila las fontanelas de tu bebe

No te pierdas

Nombres de niños

Las fontanelas son los espacios blanditos, sin osificar, que quedan entre los huesos craneales del bebé, que aún no están soldados.

Estos huecos están cubiertos por un tejido no sólido, menos delicado de lo que a veces se piensa (puedes tocar la cabeza a tu hijo sin ningún temor), y según su localización se denominan:

  • Fontanela posterior, situada en la parte de atrás de la cabeza, entre la coronilla y la nuca. Suele cerrarse cuando el pequeño tiene entre 4 y 6 meses.
  • Fontanela anterior, situada en la parte de arriba de la cabeza, entre la coronilla y la frente. Se va reduciendo a partir de los 6 meses y termina de cerrarse entre los 9 y los 18 meses.

El cierre puede retrasarse

Como ves, el cierre de la fontanela anterior se produce en una franja de edad muy amplia, por lo que no debes asustarte si el pediatra, al explorar a tu hijo, te comenta que aún no se le ha cerrado, porque a los 12 meses es algo que entra dentro de lo normal (un 20% de los niños de esta edad la tienen abierta).

Si diste a luz por vía vaginal, tu pequeño pudo amoldarse al canal del parto gracias a que las fontanelas dieron cierta flexibilidad a su cráneo.

Ahora, que su fontanela anterior siga abierta garantiza el crecimiento natural de su cerebro, evitando que haya limitaciones por falta de espacio, que le perjudicarían psíquicamente. Por este motivo es mucho más preocupante que las fontanelas se cierren demasiado pronto a que tarden en hacerlo.

Buenos hábitos de vida

De todas maneras, para asegurarte de que tu pequeño va a tener la fontanela anterior cerrada cuando cumpla los 18 meses, hay varios hábitos de vida muy sanos que puedes poner en práctica:

  • Asegúrate de que lleva una dieta rica en calcio, ya que este mineral es imprescindible para el perfecto desarrollo de los huesos. Recuerda que desde los 12 meses hasta los 5 años necesita tomar 1/2 litro de leche diario, además de los lácteos que habitualmente forman parte de su alimentación.
  • Procura que tu hijo juegue un rato al aire libre todos los días (ponle protección solar, incluso aunque el día esté nublado). El ejercicio físico favorece el desarrollo óseo y la luz del sol (ojo, no éste directamente) ayuda a generar y a sintetizar la vitamina D, que es la que fija el calcio a los huesos.
  • Pregunta al pediatra si cree oportuno que tu hijo tome un complejo vitamínico que complete su dieta (no se lo des tú por tu cuenta, tan indeseable es la falta como el exceso de vitaminas).

No sigas dando vueltas y más vueltas a este asunto. Si tu pequeño gana peso mes a mes, duerme y come bien y está feliz, la fontanela anterior se le acabará cerrando sin problemas.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube