¿Qué hacer si el bebé tiene un soplo en el corazón?

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

¿Qué hacer si el bebé tiene un soplo en el corazón?

La detección de un soplo al corazón no siempre implica que exista una afección cardíaca. Si te han dicho que tu bebé lo tiene, te explicamos qué es y a qué puede deberse el soplo, y cuándo hay que preocuparse.

Susana Pardo Asesores: Dr. Rafael Montero, neonatólogo del Hospital USP San José de Madrid, y Dr. Jaume Casaldáliga, cardiólogo pediátrico del Hospital Vall d´ Hebron de Barcelona.

bebe en consulta medico

No te pierdas

Nombres de niños

Si en una revisión de rutina el pediatra detecta un soplo en el corazón de tu hijo, es normal que te preocupes. Sin embargo, en torno a la mitad de la población infantil tendrá un soplo antes de alcanzar la edad adulta. En la mayoría de los casos no reviste gravedad y desaparece espontáneamente sin necesidad de tratamiento ni cuidados específicos.

¿Por qué se produce?

El soplo cardíaco es un sonido añadido a los habituales tonos del corazón. Este ruido “extra” se asemeja a una pérdida de aire, de ahí su nombre. En principio se produce por las turbulencias que genera la corriente sanguínea al circular a gran velocidad por el corazón.

La intensidad de estas vibraciones es tal que se transmite fácilmente a la pared torácica y resulta audible a través de un fonendoscopio e incluso con sólo poner la mano sobre la zona del corazón.

Los soplos cardíacos se clasifican en una escala de 1 a 6 según su intensidad. Para determinar las características del soplo y su posible causa, el pediatra se fijará, además de en la intensidad, en qué parte del corazón es más patente el ruido, en cómo es ese sonido (silbante, chirriante, áspero…), en qué momento del ciclo cardíaco se produce (en la contracción, en la dilatación o a lo largo de todo el proceso) y si, al cambiar al niño de posición (de estar tumbado a sentarse, por ejemplo), se mantiene, varía o incluso desaparece.

Si sospecha la existencia de una alteración anatómica o funcional del corazón, derivará al niño a un cardiólogo pediátrico para que lo valore. No obstante, debes tener claro que el soplo no representa una patología en sí; es el resultado de una exploración médica. Sólo en ciertos casos puede ser síntoma de una afección.

Existen dos tipos

La mayoría de los soplos que se detectan en la infancia son funcionales o inocentes: se producen por la mera circulación de la sangre a su paso por el corazón.

Esto significa que el corazón funciona perfectamente y no presenta ninguna anomalía, así que el pequeño no precisará ningún tratamiento. A veces un proceso febril, un esfuerzo o un simple cambio de postura pueden generar su aparición, por lo que al remitir la causa, el soplo desaparece.

Por eso es normal que este tipo de soplos inofensivos aparezcan y/o desaparezcan durante la infancia y la adolescencia.

Si un soplo es inocente el niño podrá hacer vida normal, sin restricciones alimenticias o físicas de ningún tipo.

Frente a éstos, los soplos orgánicos o patológicos en niños suelen ser reflejo de alteraciones estructurales en el corazón. El especialista valorará de qué tipo de soplo se trata no sólo mediante el examen físico y las características del soplo, sino también indagando en las características del niño (alimentación, respiración, aspecto...) y en las circunstancias del embarazo (enfermedades, infecciones…).

El diagnóstico definitivo vendrá determinado por la realización de pruebas cardiológicas específicas que permiten estudiar la anatomía y funcionalidad del corazón, como la ecocardiografía doppler color, el electrocardiograma, la radiografía y las pruebas de imagen (resonancia magnética, TAC, angiografía...).

Aunque tu hijo tenga un soplo orgánico y precise tratamientos y/o intervenciones específicas, en la mayoría de los casos la eficacia de los mismos le permitirá llevar una vida normal. Como mucho, el especialista hará hincapié en la importancia de una alimentación sana y equilibrada y un ambiente libre de humos. Dependiendo de la afección tratada, os indicará que le consultéis antes de iniciar a vuestro hijo en la práctica regular de un deporte.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube