Salud

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿Por qué está amarillo?

Si tu bebé presenta una tonalidad amarillenta en la parte blanca de sus ojos, que afecta también a su piel, pide cita con el pediatra. Es muy posible que tenga ictericia.

Marga Castro

Leer Más

La coloración amarillenta de la piel y de las mucosas, producida por el aumento de los niveles de bilirrubina en sangre (es un pigmento que aparece cuando los glóbulos rojos se descomponen), se denomina ictericia.

Se debe a que el recién nacido tiene una cantidad extra de glóbulos rojos, de vida muy corta, que al destruirse provocan el incremento de bilirrubina.

CÓMO DETECTARLA

Esta alteración, en principio, no es grave, pero debe tratarse cuanto antes para prevenir posibles complicaciones.

Los padres suelen ser los primeros en percatarse de la ictericia. Conviene que prestéis atención a cualquier cambio de coloración en los ojos y en la piel de vuestro pequeño.

Para detectarla mejor, observadle bajo la luz natural. Ante la duda, podéis presionarle la piel con un dedo. Si al levantarlo la zona está blanca, el pequeño no tiene ictericia. Pero si apreciáis un tono amarillento, debéis llevarle al pediatra cuanto antes para que valore su situación (tal vez le haga un análisis de sangre).

Cuando la ictericia, en lugar de mejorar, se agudiza, el tono amarillento de los ojos y la cara progresa hacia el abdomen y las extremidades (brazos, manos, piernas y pies).

La mayoría de los casos son leves y se resuelven en seis o siete días, con el simple tratamiento de exponer al pequeño a la luz solar (no al sol directamente), ya sea acercando su cunita a la ventana o llevándole de paseo por la calle.

Y es que la radiación solar degrada las moléculas de bilirrubina y favorece su eliminación.

EL TRATAMIENTO ES FÁCIL

Sin embargo, si a pesar de tomar la medida antes citada durante cinco o seis días, el pequeño no mejora, está cada vez más amarillo y sigue teniendo niveles de bilirrubina muy elevados (150 mg/l), hay que ingresarle en un hospital para someterle a un tratamiento con fototerapia.

Éste consiste en exponerle a la luz ultravioleta de una lámpara durante varias horas al día hasta que los niveles de bilirrubina desciendan. Esta luz hace que la bilirrubina sea mucho más soluble y pueda ser expulsada más fácilmente.

Con este tratamiento, además de otro farmacológico si el pediatra lo cree oportuno, el bebé se pondrá bien en dos o tres días.

Aun así, “es muy importante que el recién nacido que ha tenido ictericia sea valorado por su pediatra a los dos o tres días de haber sido dado de alta en el hospital”, aconseja Cristina Olivas.

Eso sí, una vez que la ictericia desaparece, es muy raro que vuelva a presentarse.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube