Los hongos en los bebés

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Los hongos en los bebés

Pueden aparecer en la boca, los pies, los genitales o la cabeza. La infección que causan en la piel o las mucosas es muy molesta para el niño y, aunque suele ser leve y benigna, debe verla el pediatra.

Marga Castro. Asesor: Javier Gónzalez-Varcárcel, jefe de Pediatría del Hosp. Infanta Elena de Madrid

Los hongos en los bebés

No te pierdas

Nombres de niños

Los hongos son unos parásitos que viven en lugares húmedos y cálidos y que pueden infectar la piel y las mucosas del niño si éstas se encuentran irritadas por cualquier roce. “La infección por hongos más frecuente en la infancia es la candidiasis, que puede aparecer en la boca (muguet) o en los genitales del bebé”, explica Javier González-Valcárcel, jefe de Pediatría en el Hospital Infanta Elena, de Madrid.

Los niños más propensos a padecer esta enfermedad son los lactantes (porque su inmunidad es menor), los diabéticos y los que se encuentran en tratamiento con fármacos que bajan las defensas, como la quimioterapia o los corticoides en dosis altas. “A veces también se manifiesta cuando el pequeño toma antibióticos de forma prolongada, ya que alteran la flora de la boca y del intestino”, indica el pediatra.

Candidiasis, la más común

Es una infección debida al hongo Candida albicans, que afecta a las mucosas de la boca (muguet) y a los pliegues cutáneos de los genitales. Por regla general se manifiesta en los menores de 6 meses, aunque la infección en los genitales también puede verse en los niños de 2 años que aún usan pañal.

  • En la boca. La causa puede ser la mala higiene de tetinas, chupetes y biberones. O puede deberse a que la mamá tenga candidiasis vaginal y se la contagie al bebé a través de las manos. Otra forma de transmisión es a través de la lactancia: “Si la madre tiene grietas en el pecho, es probable que se contaminen con hongos”, indica el pediatra.

El muguet se reconoce porque surgen en la boca manchas blancas sobreelevadas, de bordes irregulares, que parecen restos de leche cuajada pero que no se desprenden. Además, la mucosa de la boca aparece más roja de lo habitual. Afecta al dorso de la lengua, a la cara interna de las mejillas, a los labios y sus comisuras y, en ocasiones, si la infección es muy extensa, al paladar y a la garganta.

El bebé suele estar molesto, sobre todo al tomar el biberón o al mamar. Mientras dura la infección no es recomendable que el niño tome bebidas ácidas (zumo de naranja), saladas o muy calientes. Por regla general, el pediatra suele recetar antimicóticos, en gel o jarabe, para acabar con el hongo. Se aplican dos o tres veces al día en el interior de la boca y también en el chupete, las tetinas y el pezón de la madre si el pequeño se alimenta al pecho. En dos días los síntomas desaparecen, pero hay que prolongar el tratamiento durante diez días por la tendencia del hongo a reproducirse.

Indicaciones. Extrema la higiene: lávate las manos antes y después de aplicarle el fármaco; si le das el pecho, lava y seca los pezones antes y después de cada toma. Y aplica la crema contra el hongo. No le dejes durante mucho tiempo el chupete, ya que irrita la mucosa bucal.

  • En los genitales. La aparición del hongo causa dolor, escozor y malestar general. Surgen manchas de color rojo brillante, delimitadas, elevadas y descamativas en los pliegues de la ingle, que suelen extenderse a los genitales. “Se origina en los lugares de roce y donde hay más humedad”, dice Javier González-Valcárcel. El tratamiento consiste en aplicar crema contra los hongos tres veces al día (desaparecen en siete días).

Indicaciones. El culete debe estar siempre seco, cámbiale el pañal con la frecuencia suficiente.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube