Salud

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿Le pasa algo en los ojos?

Anabel García

La segunda “rareza” ocular más frecuente es que el bebé meta un ojo o los dos hacia la nariz, como si fuera bizco.

En la mayoría de las ocasiones esta falsa bizquera se debe a dos causas: a que el pliegue interno del ojo en los bebés está ligeramente metido hacia adentro, lo que provoca que sus ojos no estén bien alineados, y a que su puente nasal es muy chato.

Tu misión en esta etapa consiste en observar cómo va evolucionando la manera de mirar de tu hijo, para detectar cuanto antes una posible alteración.

En esta labor te ayudará mucho el pediatra, ya que comprobará en las revisiones periódicas que haga a tu pequeño que el reflejo luminoso corneal está centrado en la pupila y que éste es simétrico. Intenta no obsesionarte, ni siquiera preocuparte por esto, porque no hay motivo.

A partir de los 6 meses, los músculos oculares del bebé maduran, el puente de la nariz se perfila, sus ojos aumentan de tamaño y el pliegue interno del ojo (o de los dos) deja de estar metido hacia adentro, por lo que la sensación de falsa bizquera desaparece por completo.

Si no te quedas tranquila o a partir de esta edad tu hijo sigue bizqueando, llévale al oftalmólogo infantil. Este especialista le realizará las pruebas necesarias para detectar si padece algún problema y, en caso de que sea así, te dirá qué hacer.

¡QUÉ CURIOSO!

Aún circulan muchos mitos sobre el embarazo, la lactancia y el cuidado del bebé. En este sentido, existe una creencia que asegura que los bebés criados con pecho tienen los ojos más claros que los alimentados con biberones.

¡Nada más lejos de la realidad! La leche materna influye de manera muy positiva en numerosos aspectos del desarrollo del niño, pero no puede modificar su herencia genética.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube