Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

El muñeco de apego y sus beneficios

Muchos bebés se encariñan con un objeto del que no se despegan ni un segundo. Aunque parezca que los hace más dependientes, este “amiguito” les ofrece seguridad y les ayuda a ser más autónomos.

Coks Feenstra, psicóloga
Imprimir
mascota

Un peluche, un trapito, la almohada, el biberón… Cualquier objeto puede adquirir para el bebé un significado especial porque le recuerda a los momentos con vosotros, a cuando se siente seguro y querido. Por eso ese objeto-mascota es tan importante para él y por eso le ayuda a superar sus miedos y a afontar nuevos retos, especialmente cuando mamá y papá no estáis a su lado.

El muñeco de apego le da seguridad

Alrededor de los 8 meses tu hijo empieza a sentir mayor interés por explorar el mundo, ahora que está comenzando a adquirir más movilidad (reptando, gateando...) y que ha descubierto que tú y él sois dos personas independientes (hasta ahora pensaba que ambos erais una misma persona).

Este enorme deseo de descubrimiento va acompañado también de la angustia de la separación, del temor a sentirse “lejos” de ti. 

Sin embargo, cuando está acompañado por su peluche o su objeto favorito se siente como si tu amor y tu protección siguieran con él. De hecho, como ya habrás notado, aunque casi siempre lo lleva con él, cuando realmente lo busca es cuando tú no estás a su lado o cuando la situación es nueva (al irse a dormir, si se queda con alguien distinto a vosotros...). Por eso en psicología este objeto se denomina “objeto transicional” o más conocido como muñeco de apego, ya que ayuda al niño en la transición de la dependencia absoluta hasta sus primeras vivencias independientes.

Evita que lo pierda

El amor que tienen algunos niños a su mascota es tal que el hecho de que algún día les falte (porque la pierdan o se rompa) puede suponer un verdadero drama. Para evitar que esto suceda conviene:

  •  Comprar dos iguales e ir intercambiándolas para que tengan el mismo olor y el mismo desgaste. Así las usará indistintamente.
  •  Por si se pierde, coserle una etiqueta con el número de teléfono y un mensaje pidiendo al que la encuentre que os avise.
  •  Comprobar que la llevas al salir de casa, aunque no la pida. Es probable que más adelante la reclame y llore si no la tiene.
  •  Confirmar que no os la dejáis en ningún sitio cuando viajáis a otro lugar o vais a casa de algún amigo, sobre todo en la época en la que tu peque está en la fase de lanzarlo todo al suelo.

¿Por qué ha elegido éste en concreto?

Generalmente el objeto transicional que el bebé escoge es uno que de algún modo le ha acompañado desde hace tiempo y que él asocia con un sentimiento de protección.
La mayoría de las veces se trata de algo blando, suave y fácil de abrazar, cuyo olor y tacto le resultan familiares. Esto hace que tú puedas tratar de orientar su elección: si colocas en su cuna siempre el mismo peluche y juegas con él de vez en cuando, es probable que se convierta en su objeto-mascota.

Pero si a pesar de todo él decide encariñarse con cualquier otra cosa, respeta su elección: solo eso le proporciona la seguridad y el valor que necesita para desarrollar su autonomía.

Tenlo en cuenta

Hay bebés que en lugar de un muñeco de apego, adoptan tics calmantes (chuparse el dedo, morder la manga, enroscarse el pelo…) con el mismo propósito. En ambos casos su actitud no significa que el peque esté falto de cariño ni que vaya a ser miedoso o inseguro.

Ver más articulos