Psico desarrollo

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿Le gusta estar desnudo a tu bebé?

Hay niños a los que les encanta estar sin ropa, mientras que a otros les aterroriza. Ambas reacciones son normales, y se producen por diferentes factores. Veamos cuáles son.

Patricia Morcillo. Asesor: Carlos Sanchis (Psicólogo)

le gusta estar desnudo bebe recien nacido

La mayoría de los recién nacidos lloran desconsoladamente cuando sus padres los desnudan para bañarlos o cambiarles el pañal. Es lógico, puesto que cuando vivían en el útero materno estaban rodeados por el líquido amniótico constantemente y éste les ayudaba a sentirse a salvo, protegidos de cualquier posible agresión.Conforme van creciendo, la cosa cambia. Hay niños que siguen manteniendo el rechazo a que les quiten la ropa porque desnudos se sienten tremendamente vulnerables. Suelen ser niños tranquilos que para sentirse a gusto necesitan apreciar la suave textura y el agradable olor de sus prendas, que les recuerdan a sus padres, a sus abuelos, a su hogar...

Otros pequeños, sin embargo, disfrutan estando desnudos. Son niños inquietos e hipersensibles a los que las prendas les estorban porque les producen picor y limitan sus movimientos. La desnudez, en cambio, les hace sentirse libres y les permite descubrir capacidades nuevas.

Tu actitud le influye

Además del carácter innato, la aceptación o el rechazo a estar desnudos también depende de la manera de funcionar de los padres.

Piensa en cómo vistes y desvistes a tu hijo a diario. Si lo haces deprisa o bruscamente, es lógico que tu pequeño asocie el momento del baño o del cambio de ropa con algo molesto e incómodo. Si, por el contrario, te muestras tranquila y dedicas un tiempo a acariciarle, a jugar con él y a decirle el nombre de cada parte del cuerpo y de la ropa que le pones, tu bebé considerará este momento como uno de los más agradables del día y no le importará absolutamente nada pasar un ratito desnudo.

Cuestión de educación

El placer o el displacer por estar desnudo también es una cuestión de educación. Aunque tu hijo todavía es muy pequeño, te observa y poco a poco va asimilando tus comportamientos y haciéndolos suyos. Si tú te duchas con la puerta del baño cerrada y nunca te desnudas delante de tu hijo, es normal que a él tampoco le guste sentirse desnudo.

Si, por el contrario, no te importa desnudarte en su presencia y te bañas con él de vez en cuando, seguro que tu hijo se sentirá feliz cada vez que le desvistas, incluso hará lo posible por desnudarse, una actividad con la que entrenará su destreza manual.

¡Qué curioso!

  • Si vistes y desvistes a tu hijo siguiendo siempre el mismo orden, tolerará mejor estas tareas (podrá anticiparse a lo que viene a continuación y esto le dará seguridad).
  • Para que se sienta a gusto vestido, debes ponerle ropa que sea de su talla. Si le está grande le estorbará al moverse y si es demasiado pequeña le hará daño, mientras que si le está bien no reparará en que la lleva.

El placer de tocarse

Como ya explicamos en el texto, a unos niños de esta edad les agrada estar desnudos y a otros no. Sin embargo, también a esta edad hay algo que, con más o menos intensidad y durante más o menos tiempo, les gusta a todos: acariciarse los genitales. No hay por qué asustarse, ya que este “entretenimiento” les ayuda a conocer su cuerpo y a familiarizarse con sus sensaciones. Por eso, si sorprendes a tu hijo tocándose, no le regañes, porque podría pensar que su cuerpo es malo o intensificar su “manía”. Para conseguir que la abandone (porque puede irritarse la zona u ocasionarte situaciones embarazosas si lo hace delante de otras personas), lo mejor es que le distraigas: dale un juguete que le mantenga las manos ocupadas.

Comentarios

facebooktwitteryoutube