Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

La forma en que hablas a tu bebé le influye

¡Y mucho! Los investigadores nos explican cómo y por qué.

Elisa García Faya
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
La forma en que hablas a tu bebé le influye

Si ya has sido mamá habrás notado que tanto tú como el padre del peque cambiáis la forma de hablar cuando os dirigís a vuestro hijo. Esto es algo habitual y puede parecernos tonto a priori pero un nuevo estudio realizado en la universidad de Princeton en Estados Unidos prueba que es una conducta que reporta al niño muchos beneficios.

Lo novedoso

No solo cambia el tono y el ritmo de nuestra voz cuando hablamos con los peques de la casa. Lo hace también el timbre y eso es precisamente lo más novedoso de la investigación porque se trata de la primera cuantificación formal de que el timbre vocal que usamos entre adultos difiere del que empleamos cuando nos comunicamos con los bebés. En inglés a este aspecto se le conoce como “baby talk”.

Los beneficios registrados

El estudio se ha hecho en el Princeton Baby Lab, un centro en el que se estudia cómo hablan los niños y como empiezan a dar significado al mundo que les rodea. Se sabe que los niños perciben mejor los tonos agudos porque estos subrayan las emociones y las estructuras lingüísticas pero ¿qué otros beneficios puede tener que les hablemos de esta manera?

  • Captan mejor las emociones
  • Nos prestan más atención
  • Les cuesta menos procesar la información
  • Diferencian más fácilmente nuestra voz del sonido de fondo o sonido ambiente
  • Adquieren más vocabulario

¿Cómo se ha hecho el estudio?

La investigación se llevó a cabo en principio con 12 madres de niños de entre 7 y 12 meses que hablaban inglés como lengua nativa y los resultados fueron tan positivos que se repitió el experimento con otras 12 mamás con bebés de la misma edad que hablaban otros idiomas distintos al inglés, incluido el español. Se grabó, tanto en la primera ocasión como en la segunda, a las madres mientras jugaban con sus hijos o les leían un cuento y después se comparó el timbre que usaban con el que ellas solían emplear para dirigirse a los adultos. Su timbre cambiaba y el bebé les podía así prestar más antención. 

¿Por qué es importante?

Aunque el caso de los padres no se ha estudiado todavía, los científicos a cargo de la investigación se atreven ya a pronosticar que los resultados obtenidos se puedan considerar una generalidad. Ya están pensando de hecho en cómo expandir el estudio pues creen que esta investigación abre la puerta a nuevos avances relacionados con el desarrollo del discurso.

Publicidad

Ver más articulos