Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

El proceso de imitación de tu bebé: ¡incentívalo!

Con el tiempo habrás notado que tu bebé te imita. Se trata de un proceso innato de aprendizaje con el que poco a poco va entrando en contacto con el mundo que le rodea.

Sandra Sánchez. (Asesora: Mónica S. Florido, psicopedagoga)
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
proceso de imitación del bebé

Con la imitación, tu bebé comienza a empezar a tener contacto con el mundo que le rodea. Copiando tus gestos el pequeño va aprendiendo cómo expresar sus sentimientos, creando el primer vínculo con su entorno.

Este proceso de imitación viene dado por una serie de fases en las que influye el modo de realizar esta imitación y las facilidades que le pongas para ello.

de la atención a la repetición

Existen tres fases en el proceso de imitación:

  1. Atención: Para que el bebé aprenda algo es imprescindible que esté predispuesto, atento.
  2. Retención: El niño tiene la capacidad de retener lo que le han presentado, esto es, de “archivarlo” en su memoria.
  3. Reproducción: El bebé puede reproducir las imágenes que ha visto y llevarlas a su comportamiento habitual. La habilidad para imitar mejora con la práctica y es un hecho que solamente con imaginar que hacemos algo mejora nuestra capacidad para hacerlo. Por ejemplo, un vendedor que se visualiza a sí mismo batiendo el récord de ventas de su empresa está en predisposición de lograrlo.

A medida que el bebé crece, sus imitaciones son más y más complejas. Además, el niño adquiere más conocimientos cuando imita conscientemente y comprueba que esa imitación puede tener una consecuencia. Por ejemplo, su tío dice una palabrota y él la repite después. Si hay una consecuencia negativa (mamá se pone seria), esa conducta se extingue, pero si es positiva (todos ríen) continuará con ella.

Entra en juego la imaginación

El afán de imitar aumenta con el juego simbólico, que se inicia a partir de los dos años. Es entonces cuando los niños juegan a “ser mayores” y cocinan en su cocinita o acunan al osito para que se duerma.

En este momento añaden a las imitaciones un componente de imaginación, ya que crean sus propias situaciones: regañan al osito porque “se ha portado mal” o le piden a mamá que aún no pruebe el pastel que han cocinado en su cocinita de juguete, porque “está muy caliente”. No sólo están trabajando la imitación, sino que a través de ella incorporan nuevos esquemas y aprenden pautas y comportamientos del mundo en el que viven.

El método ideal para que te copie

Los pedagogos han marcado unas pautas para que la imitación del niño le permita aprender más y mejor, provocando su curiosidad y el gusto por la investigación. Son éstas:

  • Es fundamental que partas de un contacto ocular entre el bebé y tú antes de hacer o decir algo que quieras que copie.
  • Estar de pie favorece la atención mucho más que estar sentado o semirreclinado. Si tu hijo es muy pequeñín, estimúlale mientras está erguido sobre tu regazo, cara a cara, o tumbado en su cuna. Y si ya sabe andar, arrodíllate frente a él, que debe permanecer de pie, para ponerte a su altura.
  • Asegúrate de que el niño está atento. Si es un bebé, sabrás que está predispuesto cuando sus necesidades básicas estén cubiertas (ha comido, ha dormido...), su musculatura abdominal se relaje, sus pupilas se agranden y vuelva la cabeza en seguida cuando le llamas.
  • Repite a menudo los estímulos.Y dale ocasión para responder. Con paciencia.
  • Ofrécele gestos y actividades variadas. Cuando un estímulo haya conseguido el objetivo, abandónalo y busca otros. Y es mejor dejar el juego a los pocos minutos, antes de que el niño empiece a aburrirse. Así seguirá teniendo deseos de descubrir cosas.
  • Si el niño es mayorcito, déjale jugar en todas las habitaciones de la casa, no solamente en su cuarto. Permite que “cocine” en la cocina, que cepille al perro de peluche en el baño o que “corte el césped” en el jardín.
  • Siempre que le estimules, mantente relajada y contenta. Háblale con claridad y alegría y aplaude siempre sus logros.

Teniendo en cuenta éstas explicaciones y recomendaciones estarás animando a tu hijo a ser más despierto y capaz.

Categoría: Psicología

Publicidad

Ver más articulos