Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¡Qué importante es que juegues con tu bebé!

Para tu hijo, el juego es más que una diversión, es su forma de explorar, analizar y aprender. ¿Y tú qué función tienen en ello?

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Jugar con el bebé

Mucho más importante de lo que crees.  El tiempo que dedicas a jugar con tu hijo, además de favorecer vuestro vínculo, le ayuda a sentirse valorado, lo que mejora su autoestima; además, contribuyes a crear un principio de socialización (dos personas, establecer un orden, seguir reglas, esperar, ganar, perder), tu interacción con él mejora su psicomotricidad y tu presencia le aporta seguridad.

Cómo jugar con el niño

Por lógica, has de adaptarte a la edad del niño, no puedes jugar de la misma forma con un bebé de pocos meses y con un niño que ya tiene 3 años, ni con los mismos objetos (han de ser seguros y adecuados a las capacidades de cada edad).

Tu lenguaje también será diferente: el bebé apenas necesitará una explicación básica, disfrutará de tu voz y de las experiencias nuevas, un niño más mayorcito querrá saber más, preguntará e interactuará contigo. En cuanto al tiempo dedicado al juego: un bebé se cansa pronto, uno de dos años es incansable y será difícil que admita el final del juego.

¿A qué jugamos?

  • Durante sus primeros meses, tu labor consiste en ofrecerle objetos seguros que estimulen sus sentidos.
  • Desde el sexto mes, además tienes que mostrarle qué hace el juguete (agita, pulsa, mueve, para que él lo repita). Y describe todo: tu voz unida a la vista del objeto, mejora su comprensión del lenguaje.
  • A partir de los 9 meses o cuando inicie la fase de gateo, tírate al suelo con él: juega a perseguir, a esconder algo detrás de ti para que lo busque, ofrécele juguetes musicales para golpear, pelotas y objetos rodantes de gran tamaño para incentivar su movimiento, libros de cartón o tela (para “leer” con él), encajables para aprender formas y colores, y apilables para que empiece a entender el concepto de orden y verticalidad.
  • Desde el año, además de todo lo anterior, si ya camina, esconde un objeto y jugad a buscarlo, o escóndete tú y aparece (esto le ayuda a entender que aunque no estés, volverá a verte).
Categoría: Psicología

Publicidad

Ver más articulos