Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¿Y si su guarde fuese "inclusiva"?

Varias organizaciones catalanas han diseñado un modelo de escuela infantil inclusiva. ¿Sabes en qué consiste?

Elisa García Faya
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
¿Y si su guarde fuese "inclusiva"?

¿Cómo puede una guardería favorecer la inclusión de todos los niños? ¿A qué actores hay que implicar? ¿Qué protagonismo debe tener la familia? ¿Y los profesionales del centro? Estas son las preguntas a las que varias organizaciones catalanas han querido responder con la creación de un modelo de escuela infantil inclusiva que tenga la salud como eje trasversal.

El Hospital San Juan de Dios, la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y Deporte de Blanquerna (institución de enseñanza superior integrada en la Universidad Ramon Llull) y la Fundación Pere Tarrés quieren que todas las guarderías puedan garantizar a cada niño la atención que necesita. También a quienes sufran alguna enfermedad crónica o discapacidad.

¿Cómo lo harán?

Los expertos, parten de la idea de que la infancia es un periodo clave en el aprendizaje emocional de los peques. Por eso creen que la inclusión se tiene que dar ya en la guardería. Las organizaciones mencionadas buscan que todos los centros se conviertan en escenarios interdisciplinares para un desarrollo saludable; que en ellos el ambiente sea intercultural, integrador, equitativo, ético y justo. Según el programa diseñado el personal de estos centros tiene que ser reflexivo, profesional y abierto.

La universidad catalana Ramón Llull se hacía eco hace unos días de esta noticia. Según el centro docente, los retos a los que el modelo de escuela inclusiva se enfrenta tienen que ver con:

  • La garantía de la escolarización a todos los peques de entre cero y tres años
  • La igualdad en las guarderías
  • La equidad
  • La cooperación de las familias y los profesionales
  • La gestión de recursos

Esta idea surge de la necesidad de frenar la caída de la escolarización en las guarderías, que muchas veces viene dada por la imposibilidad de garantizar atención a los peques con necesidades especiales. ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Hasta qué punto tenemos que luchar por la inclusión? ¿Recordáis el caso del niño con síndrome de Asperger al que cambiaron de clase porque, según algunos padres, dificultaba el aprendizaje del resto de alumnos en el aula? Teniendo en cuenta estas cosas, ¿qué os parece la iniciativa? 

Publicidad

Ver más articulos