Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cómo aprende tu bebé las cosas nuevas

Como padres, todos deseamos que nuestros hijos sean listos, pero tendemos a olvidar el esfuerzo que tuvimos que hacer cuando éramos pequeños para llegar hasta donde estamos ahora. Además, muchas veces damos por hecho que si nosotros sabemos algo, el resto del mundo también lo sabe.

Eva Calvo
Imprimir
Cómo estimular al bebe

No cometas estos errores con tu bebé y antes de ponerte manos a la obra para estimularle, infórmate sobre cómo funciona su cerebro; así te será más fácil entender que mientras mira plácidamente cómo gira el móvil de su cuna, sus neuronas están trabajando a marchas forzadas para comprender por qué da vueltas. La cabecita de tu hijo busca constantemente dónde encajar las piezas del puzzle, y lo logra gracias a lo siguiente:

  • Tiene memoria. De ella depende que tu hijo recuerde lo mucho que descubre cada día. Para poder recordar algo, primero tiene que descubrirlo; después, almacenarlo y por último, ser capaz de sacarlo de donde lo tenía guardado para volver a utilizarlo. La repetición es la clave para potenciar su memoria y hay muchas cosas que puedes hacer para ayudarle. Cántale las mismas canciones, léele los mismos cuentos y establece rutinas en su día a día desde que nazca. Gracias a todo ello, no tardará en establecer conexiones entre ciertas acciones y lo que éstas le deparan (cena, baño, cuento, cama, por ejemplo).
  • Es un provocador nato. El bebé no tarda en darse cuenta de que, con determinadas acciones suyas, puede conseguir que sucedan cosas a su alrededor. Por ejemplo: tu pequeño sabe de sobra que si llora, tú le cogerás en brazos. Y aprende también que al golpear con la cuchara en la mesa hace ruido, o que si aprieta las teclas de su pequeño piano sonará una música. A medida que las relaciones causa-efecto se van haciendo más complejas, su inteligencia también se va desarrollando más.
  • Observa y analiza lo que pasa. El reto de tu hijo es alcanzar metas cada vez más difíciles. Por eso, mientras se divierte tirando un juguete al suelo una y otra vez, para incitarte a que se lo des de nuevo, observa y analiza la fuerza, la trayectoria y el tiempo que tarda el objeto en caer, además de fijarse en cómo se comporta al llegar al suelo (rebota, se rompe, suena...). Más adelante tu pequeño comprobará que hay cosas que siempre pasan de la misma manera, aunque aún no las comprenda bien: “la pelota flota en el agua, pero el coche no”.
  • Saca conclusiones. Tu hijo ya sabe que su pelota cabe por el túnel de plástico, pero no se detiene ahí, sino que poco a poco va mucho más allá: la pelota puede quedarse dentro del tubo o salir fuera, según la fuerza que emplee para empujarla. La capacidad para sacar conclusiones que se anticipen al futuro es una de las piedras angulares de la inteligencia.
Categoría: Psicología
Ver más articulos