Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Así aprende a sentarse el bebé

Existen ejercicios para facilitar la sedestación a los bebés; antes de practicarlos con el tuyo, asegúrate de que está maduro para hacerlos.

Carlos Ferrer-Bonsoms Asesora: María Luisa Ferrerós, neuropsicóloga.
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Tu hijo aprende a sentarse

Cada niño tiene un ritmo de desarrollo que hay que respetar. Por eso, jamás debemos intentar que un bebé se siente sin asegurarnos primero de que está preparado para ello, porque podemos forzarle la columna y provocarle una lesión.

¿Está listo para sentarse?

Hay dos pruebas evidentes de que el niño ya puede sentarse sin riesgo para su espalda: que estando tumbado boca abajo sepa girarse sobre sí mismo para ponerse boca arriba (y viceversa), y que sea capaz de incorporarse un poco cuando va de paseo en su silla. Lo normal es que esto ocurra alrededor de los 6 meses de edad.
Si observas estos logros en tu bebé, ha llegado el momento de practicar con él juegos y ejercicios que le entrenen aún más los músculos de la espalda y le preparen para la sedestación.

Entrenar mediante juegos

Éstos son algunos de los más recomendados por los pediatras y traumatólogos infantiles:

  • Túmbale boca abajo en el suelo, sobre una manta, y enséñale un juguete para que avance hacia él reptando y lo coja.
  • En la misma posición, empújale suavemente hacia un lado y luego hacia el otro, para que ruede.
  • Ponle boca arriba, cógele de las muñecas y tira de ellas con delicadeza para incorporarle.
  • Siéntale en tu regazo y practica con él juegos tradicionales como “aserrín, aserrán” y “andando, al trote y al galope”. Además de fortalecerle la espalda, le ayudan a mejorar su sentido del equilibrio, esencial para que pueda llegar a mantenerse sentado sin caerse.
  • Siéntalo en el suelo, bien apoyado en una pared, y deja frente a él un juguete que le guste mucho. Para alcanzarlo tendrá que adoptar la “posición del trípode”, que es la previa a mantenerse sentado sin necesidad de apoyo.

Agobiar al bebé no es bueno

Procura practicar estos ejercicios con tu pequeño a diario, pero sólo durante cinco o seis minutos. Y si notas que se cansa o que pierde el interés por lo que hacéis, detén la sesión. Como en cualquier otro avance, el secreto para que aprenda a sentarse radica en estimularle, nunca en forzarle.

Por este motivo tampoco debes adelantar acontecimientos: no le sientes en la trona para comer ni le acomodes en el sofá entre almohadones si todavía no sabe mantenerse bien sentado. Se escurrirá y, además de que al hacerlo adquirirá posturas malas para su espalda, es muy probable que acabe en el suelo.

Así lo consigue, mes a mes

  • 6 meses. La mayoría de los bebés aprenden a sentarse con un apoyo firme a esta edad. A partir de entonces conviene sentarlos a menudo en nuestro regazo, mirando al frente, para que entrenen la sedestación.
  • 7 meses. Se mantienen sentados con las manos echadas hacia delante. Conviene poner un cojín detrás por si se caen.
  • 8-9 meses. Dejan de apoyarse en las manos y se mantienen sentados con la espalda derecha. Si al final del tercer trimestre no lo consiguen, hay que consultar con el pediatra.

Publicidad

Ver más articulos