Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Qué hacer si tu hijo te pinta la pared

Descubre cómo puedes lograr que abandone esta manía. Porque es muy bueno que pinte en cuadernos, pero que estropee la pared, no.

Ester Alonso Asesora: Leticia Sosa Morales Psicóloga
Imprimir
el bebe pinta la pared

El niño comienza a realizar sus dibujos partiendo de impulsos naturales que le llevan a entrenar sus habilidades motrices y a desarrollar su capacidad expresiva.

 Del primer al segundo año, sus “obras pictóricas” se componen de líneas desordenadas en las que se aprecian trazos de diferente forma, fuerza, tamaño y dirección. Es el garabateo.

Le falta destreza manual

A esta edad tu hijo aún no tiene habilidad para utilizar las pinturas como quiere, sino como puede, y por eso se sale del folio. A esto se une que al comprobar que los movimientos que realiza generan garabatos, se queda fascinado y ya no se percata de que el papel se le acaba, sino que continúa pintando la mesa, el sofá, la pared...

Para evitar problemas tanto ahora como en el futuro (hay niños que con 4 años continúan pintando donde no deben), debes explicarle muy bien, repitiéndoselo muchas veces, dónde le dejas pintar y dónde no.

Te entenderá mejor si guardas en una caja todas sus pinturas y cuadernos y la dejas siempre en el mismo sitio. De esta forma, cuando llegue la hora de dibujar sabrá qué elementos tiene que emplear y dónde debe utilizarlos.

Utensilios "a su medida"

De todos modos, hasta que tu hijo adquiera un mejor dominio del lápiz, cubre la mesa donde dibuja con un hule y dale sólo pinturas lavables, específicas para bebés, en vez de bolígrafos y rotuladores permanentes.

También es buena idea que coloques un zócalo ancho de vinilo o de papel de embalar en una de las paredes de su cuarto. Así podrá decorarla a sus anchas sin estropearla.

Y pintar en vertical, además de reportarle muchas ventajas , le gusta más que hacerlo sentado, así que se lo pasará genial.

Dibujar en vertical mejora su motricidad gruesa

Salvo raras excepciones, a todos los niños les entretiene mucho pintar. Y es estupendo que se diviertan así, porque esta actividad, realizada encima de una mesa, les ayuda a mejorar la motricidad fina (la de los dedos).

Si pintan de pie (en la pared, sobre un mural, en un zócalo, en una pizarra...), como realizan movimientos amplios con su brazo, ejercitan los músculos del mismo y de la espalda, es decir, la motricidad gruesa, que es la que está relacionada con el equilibrio y la fuerza.

En cualquier caso, pintar favorece su creatividad, mejora sus capacidades de atención y de concentración y los vuelve más comunicativos.

¡Qué divertido!

¿Has oído hablar de IdeaPaint? Es una pintura que permite pintar sobre las paredes y borrar en seco después, sin que quede el menor rastro del dibujo. Es perfecta para satisfacer la necesidad de los niños de esta edad, que quieren pintar de pie y en un lienzo enorme, sin que luego tengamos que renovar la pintura de su dormitorio o del salón. Más información: www.ideapaint.com

Ver más articulos