Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¡No para de quitarse los zapatos!

¡Qué manía tiene con descalzarse! No te agobies, es algo lógico a los 12 meses e indica que está desarrollándose bien. Pero además, estar descalzo es bueno para su salud. ¿Sabéis por qué?

María Castrillón
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
¡No para de quitarse los zapatos!

¿Os han parado alguna vez por la calle para avisaros de que vuestro bebé ha perdido una botita? ¿Desde hace un tiempo os pasáis el día poniéndole los zapatos... y observando lo bien que se lo pasa él volviendo a quitárselos inmediatamente? ¡Bienvenidos al club!
No desesperéis, es cuestión de edad y de desarrollo. Al fin y al cabo, está en una etapa en la que disfruta intentando cosas e inventando nuevas ocupaciones. Y la tarea de quitarse los zapatos es una de las más interesantes, porque supone un reto y además, le permite dejar al aire uno de los juguetes que más le gustan: sus pies.

Avance en coordinación

La próxima vez que el niño se descalce, en lugar de agobiaros, pensad en lo positivo que eso tiene. Por un lado, quitarse el zapato con facilidad indica un gran avance en lo que a psicomotricidad y coordinación corporal se refiere. Por otro, conseguirlo le hace sentirse orgulloso y aumenta su autoestima y su autonomía. Y si además os lo enseña riendo con cara de pillo, demuestra que empieza a tener sentido del humor y que sabe que su acción va a provocar una reacción en vostros. ¡Cómo discurre!

No se va a resfriar

Claro que, a pesar de estos puntos positivos, os preocupa que si va todo el día descalzo por la casa termine poniéndose malo. Es un temor lógico, pero fácilmente evitable. Por un lado, comprobando que la casa está a unos 20 o 22 ºC. Esta temperatura, unida al hecho de que los pies del bebé están cubiertos por una capa de grasa que los protege y los mantiene calientes, será suficiente para que el peque no se enfríe cuando gatee o dé pasos descalzo. Y si aun así os preocupa, la solución es ponerle unos calcetines de lana con suela antideslizante: así estará calentito y podrá desplazarse sin riesgo de caerse o hacerse daño.

Andar descalzo, genial

En todo caso, tened presente que caminar descalzo (si vuestro hijo no ha empezado a dar sus primeros pasos probablemente lo hará pronto) tiene muchos beneficios. Entre otros, favorece la circulación sanguínea de retorno, posibilita el buen desarrollo de su arco plantar, fortalece el tobillo y los músculos de las piernas, mejora el equilibrio y contribuye a evitar hongos en los pies. ¡Ya podéis quedaros tranquilos cuando vuelva a descalzarse!

Así no los perderá

Si no queréis dejaros un dineral en zapatos, seguid estos consejos para que el bebé no los pierda o para que os los devuelvan.

  •  Si son de cordones, antes de atar éstos, mojadlos en agua templada. No se soltarán.
  •  Escribid en la suela, con rotulador imborrable, vuestro mail o vuestro teléfono. Si se caen y alguien los encuentra podrá escribiros o llamaros para avisaros.
  •  Colocad una red de ganchillo en la silla, en la zona de los pies. Si se quita el zapato, caerá en ella.

Apunte práctico

Ahora que estáis comprando zapatos, elegidlos de su talla, para que esté cómodo, y adecuados a su etapa (gateo, primeros pasos...)

Categoría: Aprendizaje

Publicidad

Ver más articulos