Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Qué pedir a los Reyes para niños de 0 a 2 años

Juguetes que estimulen sus sentidos y despierten su curiosidad y aquellos que favorezcan el equilibrio, la coordinación motora y la socialización.

Belinda Santamaría
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
juguetes para niños de 0  2 años

Para acertar con los juguetes de estas primeras edades, conviene valorar antes las habilidades que tiene el bebé y si con ellos se pretende estimular alguno de sus sentidos y capacidades. Después, en función de los meses que tenga el niño, hay que elegir juguetes de calidad, seguros y que despierten su curiosidad.

Jugar es imprescindible para fomentar el desarrollo del niño. Mediante el juego el pequeño observa, escucha, toca, experimenta y aprende. Y el juguete es la herramienta que le permite estimular estas habilidades y poner en marcha el proceso de aprendizaje desde el punto de vista físico, cognitivo y emocional. Pero para que pueda desempeñar tan importante labor ha de ser elegido en función de la edad y del nivel de maduración del niño. Cuando te plantees qué pedir a los Reyes Magos para tu hijo, ten en cuenta varias premisas:

  •  El juguete de tu elección ha de ser seguro, de marca reconocida, homologado y fabricado bajo normas internacionales de seguridad. Aun así, antes de dárselo por primera vez, comprueba que no se desprenden piezas pequeñas, ni tiene aristas con las que pueda hacerse daño...
  •  Fíjate en sus materiales, el niño se lo llevará a la boca, por tanto han de ser atóxicos y si tiene parte textil, ésta debe estar perfectamente cosida y carecer de fibras que se pueda tragar.
  •  Valora que se pueda higienizar, bien sea lavado a mano, a máquina o mediante paño húmedo; en numerosas ocasiones se caerá al suelo.
  •  Si es un artículo con pilas, comprueba que la parte en la que se guardan no es accesible para el niño.
  •  Recuerda que en el envase de los juguetes está impresa la edad recomendada. Si no es la de tu hijo, no lo compres, porque no le sacará partido.

 

Para los más pequeños

Durante los 6 primeros meses de vida los juguetes más aconsejables son aquellos que ayudan al niño a descubrir su cuerpo, a estimular sus sentidos y a favorecer el movimiento.
 
Si tu hijo está en esa edad, piensa para él en un móvil de cuna, un carrillón musical, pelotas sonoras y objetos ligeros y fáciles de agarrar como sonajeros, mordedores, etc., y los que favorezcan el pataleo (pianos que se colocan a los pies de la cuna, etc.)

De 6 meses a 1 año

En esta etapa el bebé experimenta un gran desarrollo motor y emotivo. Le encantarán peluches suaves que le acompañen en la cuna, cuentos con grandes ilustraciones y colores intensos, juguetes interactivos con luces, música y colores, gimnasios o mantas de actividades que le estimulen para el gateo y objetos con sonidos y rugosidades que además de divertirle, contribuyan al morderlos a calmar la desazón de los primeros dientes.

Cuando empiece a dar sus primeros pasos necesitará juguetes que le aporten seguridad, ya que su sentido del equilibrio es aún un poco precario. Si tiene algo a lo que agarrarse, o arrastrar, o montarse (andador, juguetes de arrastre, correpasillos, etc.), estará más motivado para iniciar el desplazamiento.

Otros juguetes con los que disfrutará son los apilables, encajables y construcciones, no sólo para apilar y ordenar (algunos con tu ayuda), sino también para destruir y arrojar. Con ellos el pequeño aprende los conceptos de orden y de causa-efecto.

Niños de 1 a 2 años

Del primero al segundo cumpleaños el niño experimenta la etapa de exploración, descubrimiento y socialización. Ya no para quieto ni un minuto y le interesan mucho los juguetes que estimulen su coordinación motora. Es el momento perfecto para que pruebe a jugar con pelotas, coches de todo tipo, primeros triciclos sin y con pedales, etc.
 
También es época de creatividad, los puzzles y construcciones sencillas le encantarán, igual que los libros-juguete que pueda manipular.
Además disfrutará mucho con escenarios que le permitan jugar a inventar personajes o copiar actividades como las que hacen sus padres. Tan normal es que un niño quiera una cocinita para preparar comidas o una fregona, como que una niña desee una moto, un coche o un muñeco de acción.

No hay que buscarle significados extrañ0s. Son juguetes de imitación y para ellos no poseen la diferenciación sexual que les confieren la imposición de los convencionalismos sociales.
Lo importante es que el niño dedique tiempo a jugar. Y si puede compartir esos ratos de diversión y aprendizaje con sus papás, mucho mejor.

Keywords: juguetes, Navidad y primeras edades | Categoría: Compras

Publicidad

Ver más articulos