Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Le encantan los juegos de volar

A los bebés les entusiasman y además resultan muy favorables para su desarrollo.

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Juegos de volar

A casi todos los bebés les entusiasma que sus padres les lleven "planeando" por la casa o les hagan volar por el aire. Y lo mejor de estos juegos es que, además de ser divertidos, resultan muy favorables para el desarrollo.

Cuando el bebé nace tiene el sentido del equilibrio muy inmaduro y carece de tono muscular. Por ello, cualquier movimiento brusco o repentino le asusta y le produce una desagradable sensación de que se va a caer. Por eso debemos manejarle despacio y con mucho cuidado.

Cuestión de carácter

Con el paso de los meses su sentido del equilibrio madura y su musculatura paravertebral (la que rodea la columna) se fortalece, lo que hace que el niño pueda moverse sintiéndose cada vez más seguro. Tanto es así, que a la mayoría de los bebés, a partir de los 9 o 10 meses, les encantan los juegos físicos movidos y les hacen reír.

Si a tu hijo también le divierten, puedes jugar a llevarle a caballito sobre tu espalda y también le gustará que le des una voltereta pasándole por debajo de tus piernas (no le des más de una seguida, para que no se maree) y que le cojas por las axilas y le lances al aire unos centímetros, para volver a cogerlo instantes después.

Pero, ojo: también puede ocurrir que a tu pequeño le asusten estos juegos (es cuestión de carácter). En este caso déjalos para más adelante. Poco a poco él mismo, según avance en su desarrollo psicomotriz, irá practicando juegos "de volar", como lanzarse a la cama de un salto, y no tardará en reclamarte para que los disfrutes con él.

Ventajas que le reportan

Practicándolos con cuidado, estos juegos resultan muy divertidos para tu hijo y además, le hacen mucho bien.

A nivel físico:

  • Le fortalecen los músculos.
  • Le mantienen ágil y perfeccionan su estabilidad, lo que le va a ahorrar más de una caída.
  • Estimulan sus sentidos.
  • Le ayudan a desarrollar el reflejo de caída. Y es que, aunque él está seguro de que no le vas a dejar caer, su cuerpo se prepara para hacerlo de la mejor manera posible.
  • Le hacen ver que su cuerpo le permite realizar muchas cosas interesantes, un descubrimiento que estimula su inteligencia.
  • Le ayudan a desfogarse, haciendo que después esté más tranquilo.

A nivel emocional:

  • Estos juegos le demuestran que puede confiar plenamente en su padre y en ti, lo que le da seguridad.
  • Estrechan vuestra relación afectiva.
  • Con ellos comprueba que papá y tú no jugáis igual con él, y esto, lejos de desconcertarle, enriquece su personalidad.

A pesar de todas estas ventajas, si observas que tu hijo se cansa o se pone muy nervioso, finaliza el juego inmediatamente, antes de que llore. Más vale acabar con la diversión temprano y bien, que tarde y mal.

Keywords: bebé, equilibrio, jugar y volar | Categoría: Psicología

Publicidad

Ver más articulos