Cómo corregir a tu hijo si se porta mal

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Cómo corregir a tu hijo si se porta mal en casa

A todos los padres nos molestan algunas actitudes de nuestros pequeños y no sabemos cómo reconducirlas. Aquí te mostramos las estrategias para hacerlo.

Coks Feenstra Psicóloga infantil

bebe enfadado con madre

Tu hijo de 20 meses se tira al suelo gritando: “¡quiero chuches!”. Sabes que debes intervenir, pero no se te ocurre cómo. El entendimiento y aplicar unas pautas concretas te ayudará a cambiar conductas como ésta y otras típicas de los niños pequeños.

COGE RABIETAS

Se deben a que tu hijo aún no dispone de palabras para expresar lo que siente y canaliza sus emociones a través de su cuerpo.

  • Pautas a seguir. Acércate a él, acaríciale si le gusta y dile en tono cariñoso algo como “veo que estás enfadado”; poner nombre a lo que siente le hace bien.

Así le “acompañas en su emoción”, lo que le ayuda a comprenderse mejor a sí mismo. Dale tiempo para que se desahogue y vuelva a la normalidad. Si tiene más de 3 años puedes explicarle por qué no debe comportarse así.

  • Errores a evitar. Castigarle por su mal comportamiento, ceder ante su rabieta o intentar que razone durante la explosión (en esos momentos es incapaz de entenderte).

IGNORA TUS NOES

Tu hijo se acerca continuamente a algún peligro (el radiador, la ranura del vídeo...), aunque tú le digas que no toque ahí. Actúa de esta manera porque para aprender los “noes” necesita mucha repetición y constancia.

Su memoria es aún muy corta y sólo se acuerda de lo que no debe hacer si su padre o tú estáis a su lado; sois su conciencia. Ten en cuenta también que su afán por explorar el mundo es mucho más fuerte que sus ganas de obedecer.

  • Pautas a seguir. Acerca su mano a ese punto y dile “esto no” o “esto pupa” tantas veces como sea necesario. Sólo interiorizará tus “noes” si se los repites hasta la saciedad (esto formará su conciencia).
  • Errores a evitar. Prohibirle algo un día y permitírselo otro.

TE INTERRUMPE, NO ESPERA

Estás hablando y él te interrumpe una y otra vez, le pides que espere y no te hace caso... Su impaciencia se debe a que hasta que cumplen 3 años los niños piensan que el mundo gira en torno a ellos y creen que son siempre el centro de atención.

  • Pautas a seguir. Explica a tu hijo la situación, reconociendo su deseo de acapararte. “Quieres contarme algo, ¿verdad? Pero ahora debes esperar”. Al ver que entiendes su impaciencia se sentirá comprendido.

Fija el tiempo de espera en función de su edad: en el primer año es bueno atenderle de inmediato, pero poco a poco tendrás que ir prolongando los ratos de demora. Así le enseñarás a ser menos impaciente y a superar la frustración.

  • Errores a evitar. Esperar demasiado de él y atenderle “a medias”. Si te acostumbras a escucharle mientras haces otra cosa es muy probable que siga insistiendo hasta conseguir tu verdadera atención.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube