Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

A mi hijo le dan miedo los ruidos

¿Se sobresalta cuando enciendes el aspirador o el secador del pelo, o si pasa un camión cerca? Descubre a qué se debe esta hipersensibilidad acústica y cómo se trata.

Ester Alonso. Asesora: Isabel Vaquerizo, psicóloga
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Ayudale a superar sus miedos

El sentido del oído tiene una especial importancia para tu hijo. Seguramente le habrás visto escuchar con interés algún sonido (el trino de un pájaro, una canción...) y tratar de identificarlo y memorizarlo.

Así, en este estado de atención constante, los sonidos repentinos y los ruidos fuertes e inesperados pueden desbordarle, creándole miedos e inseguridades.

Posibles causas

Estas son algunas de las circunstancias que pueden originar y potenciar su miedo a los ruidos: que le grites cuando te enfadas, que tengáis la costumbre de hablar en un tono de voz muy alto, que oigáis la televisión a un volumen demasiado elevado, que haya vivido una situación estruendosa (como fuegos artificiales o el ladrido de un perro), que sea hipersensible.

Tu apoyo, fundamental

Sea cual sea la causa de su temor, cuando se asuste te buscará, porque sentirte cerca le ayudará a calmarse.

Para ayudarle a combatir sus miedos auditivos, además de abrazarle fuerte para que se sienta protegido, debes tener en cuenta estas otras pautas:

Muéstrate tranquila. Si ve que no te inmutas, seguro que se relaja. Tampoco debes sobrevalorar sus gritos y lloros. Si quitas importancia a sus reacciones, él también lo hará.

Sé comprensiva con él. No te rías ni le ridiculices por sentirse así, porque para él su miedo es muy real, aunque lo produzca una simple aspiradora. Debes conversar con él sobre sus miedos: así verá que le tomas en serio y le darás la seguridad para controlarlos. Las palabras tienen el poder de debilitar las emociones negativas.

Enséñale “técnicas de bloqueo”. Explícale que puede protegerse del ruido tapándose los oídos o con orejeras.

Aplaude sus triunfos. Cuando consiga entrar en una ludoteca aunque haya mucho jaleo o tire de la cadena del inodoro sin llorar, felicítale efusivamente. Recuérdale sus triunfos antes de que se enfrente a una nueva situación ruidosa. Al celebrar sus avances y reforzar sus actitudes positivas mejorarán su seguridad y su autoestima, dos premisas claves para superar el miedo.

Confía en él y no te agobies. El temor a los ruidos es habitual en los niños y lo acaban superando, normalmente entre los 4 y los 6 años.

Cuándo consultar con un especialista

Hay ocasiones en que el miedo a los ruidos denota problemas. Habla con un especialista si...

  • Se desborda ante cualquier contratiempo. Si el simple hecho de que le aprieten los calcetines o se haga un rasguño provoca su llantoes probable que sea hipersensible. Un psicólogo infantil le enseñaráa controlarse mejor y a evitar esto.
  • Tiene un oído prodigioso, capaz de escuchar hasta los susurros. Llévale al otorrino. Puede tener hiperacusia, una alteración que hay que tratar para prevenir posibles problemas de concentración.
  • Llora sin consuelo mucho rato seguido o ante cualquier ruido fuerte. Un psicólogo ayudará a determinar si tiene “ligirofobia” (fobia a los ruidos) y, si es así, el especialista actuará para evitar el riesgo de que tu pequeño se aísle de las reuniones sociales y se prive de las actividades deportivas.

Ayúdale a superarlo

Forzar a los niños a enfrentarse de lleno a lo que les da pavor es contraproducente, pero propiciar un contacto paulatino con ello, no.

En el caso que nos ocupa, animar a los pequeños a ver los fuegos artificiales desde el coche (con las ventanillas subidas) y dejarles tocar el secador o la aspiradora cuando no están funcionando son “técnicas de aproximación” ideales para conseguir que venzan su miedo a los ruidos fuertes.

Keywords: miedos, niño, ruidos, temor y temores | Categoría: Psicología

Publicidad

Ver más articulos