Primer mes

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El crecimiento de su cabeza

Si el médico le pesa y le mide, ¿cómo no va a controlar el crecimiento de su cabeza, que es una zona vital en el desarrollo del bebé?

Silvia Cándano. Asesor: Juan Manuel Sanz-Gadea, Pediatra

El crecimiento de la cabeza del bebé

Quizá te preguntes por qué el pediatra toca la cabeza a tu hijo cada vez que le llevas a revisión. Pues bien, lo hace para controlar su crecimiento. Palpándole la cabeza se asegura de que tu pequeño tiene abiertas las fontanelas (son los espacios blanditos y sin osificar que quedan entre los huesos craneales, que aún no están soldados).

A pesar de lo alarmante que puede parecer esta descripción, no te inquietes: que permanezcan así no es malo, sino todo lo contrario, resulta fundamental para permitir el correcto crecimiento del cráneo.

Palpar y medir

Los bebés tienen varias fontanelas: la superior (situada en la parte de arriba de la cabeza), la posterior (se localiza en la parte de atrás) y las dos laterales (se encuentran justo detrás de las orejas). De ellas, la que controla el pediatra es la superior, que debe cerrarse por completo entre los 12 y los 24 meses.

Que se cierre un poco antes o un poco después sólo tiene relevancia si va unido a un deficiente o excesivo crecimiento del perímetro cefálico (es la medida del contorno de su cabeza). Por eso el pediatra, además de palpar la cabeza al pequeño, se la mide con una cinta. En cualquier caso, si su contorno crece por encima o por debajo de las medidas normales, el bebé puede estar afectado por una patología. De ser así, el especialista decidirá en cada caso cómo actuar.

Tú no debes preocuparte por el crecimiento de la cabeza de tu hijo, porque lo normal es que se le desarrolle sin problemas, pero sí debes asegurarte de que toma una buena dosis de vitamina D, que es la que ayuda a fijar el calcio a los huesos.

Para ello, si le estás dando el pecho, procura tomar huevos, leche entera y mantequilla, que son alimentos abundantes en esta vitamina. Y si le estás criando con biberón, pregunta a su pediatra si la leche en polvo con que le preparas las tomas debe estar enriquecida.

También es muy importante, independientemente del tipo de alimentación que le estés proporcionando, que le saques a la calle a diario, aunque el día esté nublado, porque la luz del sol (no el sol directamente) ayuda a sintetizar la vitamina D, garantizando así un buen desarrollo óseo.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube