Primer mes

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Hace ruiditos al respirar

La respiración del recién nacido suele ir acompañada de unos “sonidos” extraños, que llevan a los padres a pensar que su pequeño está resfriado. Y no tiene por qué ser así. Veamos a qué pueden deberse.

Anabel García. Asesor: Dr. Manuel Praena, Pediatra

El bebé hace ruiditos al respirar

No te pierdas

Nombres de niños

Leer Más

Por lo general, los ruiditos que hace el recién nacido al respirar se originan en las fosas nasales, debido a que su cavidad nasal es diminuta y cuando el aire pasa por ella, origina una especie de turbulencias.

Si el pequeño, además, tiene mocos, el ruidito está asegurado. Lo más eficaz en este caso, para que respire con más facilidad, es quitarle los mocos que tenga por fuera con un pañuelo muy suave, limpiarle las fosas con suero fisiológico cada vez que se congestiona y mantenerle semiincorporado, no tumbado del todo.

Al comer y al dormir

También es normal que el pequeño emita sonidos extraños cuando mama o se toma el biberón muy deprisa. Ocurre porque al tragar tan rápido mantiene unos segundos la respiración y al reanudarla, por la propia retención del aire, lo hace de una forma más sonora. Por eso no conviene retrasar su hora de comer, para que coma sin ansia y respirando bien.

A veces, después de la toma el bebé puede empezar a emitir un sonido raro, como de gorjeo. Si le ocurre es porque se le ha quedado un poco de leche en las vías respiratorias. Lo habitual es que se le pase enseguida, pero si no, bastará con darle agua (si la acepta) para que deje de hacerlo.

A los padres primerizos suele extrañarles mucho otro sonido: el ronquido de su bebé al dormir. Se origina o bien por los mocos o bien porque el paladar blando produce vibraciones dentro de la boca, de tal modo que en el fondo de la garganta se genera una especie de eco o, lo que es lo mismo, de ronquido. Elevar un poco el colchón de su cuna por la zona del cabecero ayudará al niño a respirar mejor y de una forma más silenciosa.

Hipidos y estornudos

El hipo es otro ruidito bastante común en los bebés. Se produce por la irritación del diafragma, el músculo que separa el abdomen del tórax y que regula la cantidad de aire que entra en los pulmones. Para aliviar el hipo a un bebé (aunque no es malo ni muy molesto) puedes darle agua, cambiarle de postura o provocarle un estornudo haciéndole cosquillitas en la nariz.

Que los recién nacidos estornuden a menudo también es normal, y no porque estén constipados necesariamente. Lo hacen para despejar sus fosas nasales de sustancias que les molestan o que pueden llegar a ser perjudiciales para su salud, como el polvo, la pelusa, los mocos e incluso aerosoles que nosotros no apreciamos, pero que están en el ambiente, como la laca o el desodorante.

Todos estos ruiditos, tan habituales en los primeros meses del bebé, no revisten importancia y van desapareciendo con el tiempo, a medida que el niño crece y su organismo madura.

casos para ir a Urgencias

Estos síntomas indican que el pequeño sí tiene problemas para respirar bien y que hay que llevarle a urgencias de inmediato:

  • Respira tan deprisa que está sofocado (en niños tan pequeños, 60 respiraciones por minuto es normal).
  • Notas que se ensanchan sus orificios nasales cada vez que el niño inhala aire.
  • Se queja al coger y soltar aire, como si le doliera algo.
  • Presenta las uñas, la piel o los labios amoratados y no está pasando frío.
  • La mucosidad es tan espesa que tiene los orificios completamente taponados.
  • Tiene más de 38,5 ºC de fiebre y no le baja.
  • Al respirar se le marcan las costillas y se le hinchan las venas del cuello.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube