Primer mes

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El bebé está amarillo ¿por qué?

Si a tu bebé se le pone la cara amarilla debes decírselo al médico, porque puede tener ictericia, una alteración que ha de tratarse para evitar complicaciones.

Marga Castro. Asesora: Dra. Irene Cuadrado, Neonatóloga

bebe amarillo

No te pierdas

Nombres de niños

Leer Más

La ictericia es un problema bastante frecuente en los recién nacidos (afecta al 60% de los nacidos a término y al 80% de los pretérmino), pero en la mayoría de los casos se manifiesta de forma leve y se resuelve a los pocos días con un sencillo tratamiento médico.

Esta alteración fisiológica “tiñe” la piel del bebé de amarillo debido a un exceso de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es una sustancia química que se produce por la descomposición de los glóbulos rojos extra que tiene el bebé al nacer, que le resultan muy necesarios durante el embarazo, pero que después del parto ya no le hacen falta. Como su hígado, todavía inmaduro, no puede asimilar el exceso de esta sustancia, ésta pasa a depositarse en la piel, dándole este tono amarillento que tan llamativo y alarmante resulta para los padres.

Hasta hace algunos años, si una madre con Rh negativo tenía un primer hijo con Rh positivo y concebía un segundo hijo que también era positivo, podía producir anticuerpos que destruirían los glóbulos rojos de este nuevo bebé, aumentando su bilirrubina en sangre hasta el extremo de poner en peligro su vida. Hoy en día esta posibilidad se erradica administrando a la madre con Rh negativo una gammaglobulina después del primer parto de un bebé con Rh positivo.

Síntomas evidentes

Si el pequeño padece ictericia, lo más probable es que únicamente tenga la cara amarilla, pero este color también puede manifestarse en el tronco, el abdomen, los brazos, las piernas y, por último, la conjuntiva (es la parte blanca del ojo). “Cuando el tono amarillento aparece en el ojo es señal de que existe una concentración bastante importante de bilirrubina en el organismo”, nos explica Irene Cuadrado, neonatóloga del Hospital Universitario de Getafe (Madrid).

Para salir de dudas

La ictericia suele aparecer entre el segundo y el séptimo día de vida. Lo más probable es que para entonces ya te hayan dado el alta y estés con tu pequeño en casa, por lo que debes permanecer muy atenta a cualquier cambio de coloración en su piel.

Para comprobar si efectivamente está amarillo o no, debes observarlo bajo la luz natural y presionarle la piel con uno de tus dedos. Si al levantarlo su piel aparece blanca, no tiene ictericia; por el contrario, si el color amarillento subyace, aunque ya no le presiones la zona, sí padece esta alteración y debes llevarlo al pediatra enseguida para que valore su situación.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube