Primer mes

  • Valoración:
  • Actualmente 2.5/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Ropa para los recién nacidos

La elección de la ropa del bebé es mucho más que una cuestión de estética, ya que con ella, además de estar guapo, debe sentirse a gusto. Y ya sabemos que su piel es extremadamente delicada...

Silvia Cándano. Asesor: Juan Manuel Sanz-Gadea Pediatra

Ropa para los recién nacidos

Al comprar la ropa de tu bebé, elige prendas de tejidos naturales, como el algodón, el hilo o el lino, porque las fibras artificiales dificultan la transpiración de la piel y pueden provocar irritaciones. Son un poco más caras, pero merecen la pena. Además, no hace falta que le compres tú todo el “vestuario”, porque te regalarán muchas cosas y, si tu bebé tiene hermanos o primos mayores, también heredará lo suyo. Y es de agradecer, porque la ropa se le quedará pequeña enseguida.

Aunque, como ya hemos dicho, las prendas de tejidos naturales son las ideales para él, ten cuidado con los jerséis y las chaquetas de angora: sueltan pelitos y si a tu peque se le acumulan en las manos, puede acabar con ellos en la boca. Y en invierno, cuando le pongas una rebeca de lana, evita el contacto directo de la prenda con su piel (en las muñecas y en el cuello), porque puede llegar a producirle escoceduras.

Cómoda para los dos

Para que te sea más cómodo vestir a tu hijo (jamás debes dejarle solo en el cambiador), cómprale prendas que sean fáciles de poner y quitar: con sistema de abertura inferior para que puedas cambiarle el pañal sin desnudarle entero; con cierres automáticos mejor que con botones... Y para que él se sienta a gusto vestido, recuerda que sus prendas deben carecer de gomas que puedan oprimirle y que han de estarle un pelín grandes, de modo que le permitan moverse a sus anchas y al mismo tiempo no le estorben al cambiar de postura. Y si su ropa lleva botones, éstos tienen que estar lejos de la boca del niño.

Aunque alguna vez le vistas un poco más “elegante”, para alguna ocasión especial, en la ropa del día a día olvídate de los volantes exagerados, las cintas y los lazos, porque pueden incomodarle y ser hasta peligrosos.

En cuanto al cuidado de sus prendas, lávalas separadas de las del resto de la familia y con un detergente especial para ropa delicada.

Abrígale lo justo

Abrigar en exceso a los niños mientras duermen es un factor que aumenta el riesgo de muerte súbita.

Por eso, y para que tu hijo esté a gusto, debes abrigarle lo justo. Si le suda el cuello, quítale alguna prenda. Y si tiene fría la punta de la nariz, abrígale más.

5 trucos para vestirle más fácilmente

  1. Habitúate a vestir a tu hijo siguiendo siempre el mismo orden. Así podrá anticiparse a lo que va a ocurrir y tolerará mejor esta tarea.
  2. Para vestirle, ponte un collar de colores muy llamativos. Se quedará fijo mirándolo y te resultará mucho más sencillo ponerle las prendas.
  3. Colocar un espejo junto a su cambiador es otra buena idea. Se entretendrá mirándose, mientras tú le vas poniendo o quitando ropa.
  4. Para meterle una manga, recógela en forma de acordeón, introduce tu mano por ella, abarca su manita con tu puño y tira despacio de ella.
  5. Ponerle un calcetín no es tan difícil. Colócatelo al revés en dos dedos tuyos, abarca su pie con tu mano y dale la vuelta.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube