Primer mes

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿Está respirando bien el bebé?

Es la pregunta que se hacen muchos padres primerizos. Aunque la respuesta parece obvia, es cierto que la respiración del recién nacido tiene algunas peculiaridades que conviene conocer para evitar asustarse. Ciertos ruiditos desaparecen sin necesidad de tratamiento al madurar las vías respiratorias.

Silvia Cándano

Bebé recién nacido forma de respirar

No te pierdas

Nombres de niños

A través del cordón umbilical el feto ha recibido durante sus primeras semanas de vida la oxigenación y la nutrición adecuadas para su crecimiento. En la semana 23 sus movimientos respiratorios son más frecuentes aunque irregulares, porque sus alveolos pulmonares todavía no se han desarrollado del todo. En la semana 28, al respirar inspira líquido amniótico y lo espira, siendo éste un perfecto entrenamiento para sus alveolos pulmonares, evitando que se colapsen.

La transición desde la dependencia placentaria hasta el intercambio autónomo de gas a través de los pulmones (algo que se producirá al nacer) requiere diferentes cambios adaptativos.

El pulmón del feto se encuentra lleno de líquido amniótico del que deberá desprenderse para empezar a respirar. El esfuerzo que realiza en el momento del parto facilita la reabsorción de ese líquido, al igual que las hormonas del estrés que produce el recién nacido durante el nacimiento.

Además, los estímulos que recibe el bebé nada más nacer como la luz, los ruidos y, sobre todo, el descenso rápido de la temperatura corporal, estimulan probablemente el inicio de los movimientos respiratorios.

Con las primeras respiraciones aumenta la presión de los pulmones, lo que facilita la apertura de los alveolos pulmonares y la salida del líquido que ocupaba los pulmones hacia los vasos sanguíneos.

SU RESPIRACIÓN, MÁS RÁPIDA QUE LA NUESTRA

La respiración del recién nacido (entre 40 y 60 respiraciones por minuto) es mucho más rápida que la del adulto (de 18 a 20 respiraciones en el mismo espacio de tiempo). Sus respiraciones son mucho más superficiales y no siguen un ritmo estable, ya que existen segundos en los que no respiran y otros en los que la respiración es muy rápida y parece como si les faltara el aire.

Con el paso de los días, su respiración se torna más rítmica y pausada. Es muy frecuente que el recién nacido produzca unos sonidos respiratorios gorgojeantes y ruidosos asociados a la inspiración y que desaparecen al cumplir un año.

Cuando la nariz del bebé se encuentra parcialmente obstruida o inflamada, el aire al pasar por ella provoca una serie de ruiditos que es lo que se conoce como rinitis transitorias. Estos ruidos se producen porque la mucosa nasal debe adaptarse a un medio más seco que al que estaba acostumbrada (durante la gestación la nariz se encuentra llena de líquido amniótico). Parece que el bebé está constipado porque, además de esos ruiditos, también estornuda (así "limpia" sus vías aéreas). Si el niño come y duerme bien y no hay descarga mucosa excesiva, no es necesario ningún tratamiento. Por el contrario, si los mocos no le dejan respirar bien puede ser necesario realizarle lavados nasales con suero fisiológico.

CUÁNDO HAY QUE PREOCUPARSE

El estridor laringeo es un sonido agudo, semejante a un silbido, y es debido a una alteración en la laringe o en la traquea. Este pequeño problema puede aparecer unos días después del nacimiento. Su causa principal es la deformidad o flaccidez de las paredes de la vía aérea, que dan lugar a una cierta obstrucción cuando se coge aire. Sus síntomas son intermitentes y se hacen más evidentes cuando se tumba al bebé, al comer o con el llanto. Algunos niños presentan sólo una respiración ruidosa, mientras que otros muestran ronquera o disnea.

El estridor acaba desapareciendo gradualmente con el crecimiento del niño y el consiguiente desarrollo de sus vías respiratorias. En la mayoría de los casos no precisa de tratamiento y se resuelve espontáneamente. Estos niños tienen más facilidad para atragantarse, por lo que hay que darles de comer con mucho más cuidado.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube