Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Recién nacido: todo el día durmiendo

Muchos padres se preocupan porque a su bebé le cuesta coger el sueño. Pero a los de un recién nacido les suele sorprender lo contrario: el niño está casi todo el tiempo dormido, solo despierta para comer.

Ester Alonso. Asesor: J.M. Sanz-Gadea, pediatra
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Recién nacido sueño

El bebé recién nacido necesita dormir mucho, tanto como comer, para reponer energías, adaptarse al mundo y madurar y crecer. No te extrañe que el tuyo se pase todo el tiempo durmiendo, se despierte a medias para mamar, cada 2-4 horas, y vuelva a dormirse. Lo necesita y le beneficia.

Descansar le alimenta

Durante el sueño, el organismo del bebé “trabaja” para reportarle importantes beneficios. Dormir, ya se ha dicho, le ayuda a adaptarse al mundo fuera del útero y le repone de la excitación que siente al estar despierto. Y el sueño contribuye al desarrollo de sus órganos, fortalece su sistema inmunitario y mejora su maduración cerebral. Además, mientras duerme su hipófisis segrega la hormona del crecimiento, ayudándole a ganar talla y peso, “alimentándole” de alguna manera.

Por todo ello, no es preciso que despiertes a tu bebé para darle la toma a una hora fija, puedes retrasarla un poco, su estómago le despertará cuando le entre hambre. Solo si ha nacido prematuro o con bajo peso, el pediatra te dirá que sí debes despertarle a su “hora de comer”, para prevenir una posible bajada de azúcar.

Acuesta al bebé así

Sus ciclos de sueño no son como los nuestros, pero se irán regulando. Tras la primera semana:

  • Por el día, acuéstale en una habitación en semipenumbra donde le lleguen los ruidos (no excesivos) de la casa. Juega con él cuando esté despierto.
  • Por la noche, en un dormitorio a oscuras y en silencio. Atiéndele en cuanto te reclame, pero en voz baja, con movimientos suaves y sin estimularle mucho.
  • Otra cuestión es que su dormitorio ha de estar ventilado y a una temperatura confortable, 22 ºC.
  • Y otra, muy importante, es que debe dormir boca arriba o de lado, nunca boca abajo, para prevenir el riesgo de muerte súbita.

Sus horas de sueño

PRIMERA SEMANA: Por término medio, el recién nacido duerme unas 17 horas diarias: 9 de ellas por la noche, con breves despertares nocturnos para mamar, y otras 8 durante el día, repartidas en cuatro siestas.
DURANTE EL PRIMER MES: Su sueño diario será de unas 16 horas: 9 por la noche (no seguidas) y 7 por el día, repartidas en 3 siestas.
SEGUNDO Y TERCER MES: El bebé pasa dormido unas 15 horas al día: 10 por la noche y 5 por el día, repartidas en tres siestas.

Una idea práctica

Poner en su cuna un cojín antivuelco (los venden en tiendas de puericultura) hará que tu pequeño se sienta “encajado”, con la sensación de seguridad que tenía en el útero. Además, evitará que se dé la vuelta y se ponga boca abajo.

Categoría: Dormir bien

Publicidad

Ver más articulos