Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

La primera visita al pediatra del bebé

En esta visita, que se realiza cuando el bebé tiene 15 días de vida, el médico inicia su historia clínica, le hace una exploración física completa y resuelve todas tus dudas.

Mercedes Vicente, pediatra.
La primera visita al pediatra del bebé

El recién nacido y su mamá pueden volver a casa a los 2 o 3 días del parto, si no ha habido complicaciones, y a los 5 días si el nacimiento se ha producido por cesárea. En cualquier caso, entre los 5 y los 10 días de vida del bebé, la enfermera tiene que realizar la segunda prueba del talón.

PRESENTACIÓN A LOS 15 DÍAS

En algunos centros de salud el pediatra está presente durante la realización de esta prueba, pero lo más probable es que tu bebé no conozca a su médico hasta que tenga 15 días de vida.

Es importante que esta visita, que será larga e intensa, se desarrolle en una atmósfera agradable y relajada. Es muy útil que lleves una lista de dudas y preguntas y que permanezcas cerca del bebé para tranquilizarle. Esta visita tiene dos objetivos fundamentales:

Historia clínica. El pediatra recoge los datos sobre el embarazo, el parto y las pruebas perinatales realizadas en el hospital. También te preguntará sobre los antecedentes familiares y sobre tu estado de salud y el de tu pareja. Es muy útil que lleves los informes de alta hospitalaria y del tocólogo y los análisis realizados durante el embarazo.
Exploración física. Después de abrir la historia clínica, el pediatra realizará una exploración completa a tu bebé. Se inicia con la auscultación y la palpación del abdomen y finaliza con el examen de las caderas (un 1% de los bebés padecen luxación de las caderas) y de la boca, ya que éstas son las dos pruebas que más molestias ocasionan al niño.

El pediatra también examinará la textura y el color de la piel y el tamaño de los genitales, palpará su cabecita para comprobar el estado de las fontanelas y explorará las pupilas y el fondo del ojo.

El examen continúa con la exploración neurológica y la comprobación de sus reflejos, aunque las reacciones del bebé a las pruebas más molestas ya permiten valorar su respuesta a los estímulos.

Por último, la medición del peso, de la talla y del perímetro craneal permiten comprobar que el bebé crece a un ritmo sano.

CONSEJOS PARA CUIDARLE

En esta primera visita, el pediatra te explicará todo lo que debes saber para cuidarle bien. Te aconsejará sobre la dieta y los hábitos de sueño y te indicará cómo vestirle y bañarle, si puedes sacarle de paseo, cuál es la temperatura que debe tener su habitación, cómo protegerle del sol…

Además, te dará pautas para prevenir la muerte súbita y consejos para actuar en caso de accidentes. Por último te citarán para la siguiente visita, que será a los 15 días, cuando el bebé tenga un mes de vida.

Aprovecha para preguntar al pediatra y a la enfermera cualquier duda que tengas sobre el cuidado de tu hijo. Así te sentirás mucho más tranquila y segura cuando estés en casa sola con el bebé.

¡QUÉ CURIOSO!

El pediatra también comprueba los reflejos del bebé:

• De marcha. Se sujeta al bebé de pie sobre la camilla y el niño mueve una pierna y después la otra, como si fuera a caminar.
• De Moro. El médico deja caer la cabeza del bebé hacia atrás. El niño tiene que abrir los brazos y las manos.
• De presión palmar. Se acerca un dedo a su mano y el bebé lo agarra.

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook