Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Pautas para cambiar el pañal al recién nacido

Es una tarea que deberás realizar varias veces al día y, aunque resulta sencilla, para hacerla como una experta conviene que tengas en cuenta ciertos detalles. Te los contamos.

Silvia Cándano, Asesor médico: Juan Manuel Sanz-Gadea, Pediatra.
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
recien nacido pañales

Siendo tan pequeñito tu bebé mojará el pañal después de cada toma, lo que significa que tendrás que cambiarle alrededor de ocho veces al día (si moja menos de seis pañales diarios díselo a su pediatra, porque puede tener algún problema).

Para asearle bien el culito puedes utilizar toallitas húmedas infantiles o una esponja suave humedecida en agua tibia (deberás destinarla únicamente a este uso).

Paso a paso

El modo de evitarle posibles infecciones genitales es pasarle la toallita o la esponja siempre de dentro hacia afuera y de delante hacia atrás, y en el caso de la esponja, aclararla con agua en cada pasada.

Si es una niña tendrás que limpiarle bien la zona interior de los labios mayores y si es un niño deberás retirarle el prepucio (es la piel que recubre el glande), hacia abajo con mucho cuidado para eliminar las secreciones que se le hayan podido quedar acumuladas.

Hecho esto, seca a tu hijo el culete con una toalla suave o déjale con él al aire durante unos instantes, hasta que se le seque del todo. El motivo es que la humedad favorece la poliferación de hongos y las irritaciones.

Una vez seco, aplícale la crema protectora y ponle el pañal. Para ello tendrás que abrirlo y pásarselo por debajo del culete, de manera que la parte de los adhesivos le quede en la espalda.

Ajustado pero sin oprimir

No cometas el error de dejárselo suelto, pensando que así estará más cómodo, porque se le moverá en cuanto cambie de postura y así es mucho más probable que el pis o la caca se le salga y el pequeño acabe empapado o manchado.

Debes ajustárselo bien, sin llegar a oprimirle, para que se le mantenga en su sitio. Comprueba que los adhesivos están totalmente simétricos, para que el pañal no le moleste y tu pequeño se sienta a gusto con él puesto.

Pese a tus cuidados y a la eficacia de los pañales, que son suavísimos al tacto y muy absorbentes, es seguro que a tu pequeño se le irritará el culito alguna vez.

Le ocurrirá porque tiene la piel muy delicada y el contacto con la orina y las heces, aunque sea sólo durante unos minutos, resulta muy agresivo para ella. Por eso debes estar especialmente atenta y cambiarle en cuanto lo necesite.

Elegir su talla de pañal y su crema del culete

Para evitar que a tu hijo se le desborde el pañal hay una fórmula: suma 2 Kg a su peso. Por ejemplo, si pesa 4 Kg, súmale 2. Como el resultado es 6, tendrás que comprarle el paquete de pañales que va de 4 a 10 kg, no el que va de 0 a 4 Kg.

En cuanto a la crema protectora, aplícasela siempre, no sólo cuando esté irritado, porque su función es precisamente prevenir escoceduras. Y si tiene efecto barrera, mucho mejor. En caso de que tu hijo se escueza sí deberás sustituirla por la que te indique su pediatra, que será más apropiada para resolver la situación. Lo que no debes hacer es echarle polvos de talco, porque resecan y no protegen. Sí puedes usar talco líquido.

¡Qué práctico!

  • Si te quedas sin la crema protectora de tu hijo, puedes untarle en el culete aceite de oliva. Es verdad que mancha y huele, pero le protegerá la zona hasta que puedas salir a comprarle su pomada habitual.
  • Puede que alguna vez pringues de crema las tiras adhesivas del pañal y no peguen. Si las sustituyes por unos trocitos de velcro, tu hijo podrá llevar el pañal sin problemas.

Publicidad

Ver más articulos