Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Por un hogar cálido y seguro

Si quieres que tu bebé se sienta bien y crezca sano en casa, es esencial que la conviertas en un entorno saludable y sin peligros

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Por un hogar cálido y seguro

Con un bebé en casa es esencial que cuides el ambiente: su salud y su bienestar dependen en gran parte de ello.
Cuando decores su habitación utiliza pinturas lavables y atóxicas y hasta el primer año no coloques alfombras.
Además, es esencial que ventiles la casa a diario, que no fumes en ella ni permitas que nadie lo haga y que evites utilizar ambientadores fuertes o productos de limpieza agresivos (sobre todo si tu hijo ya se desplaza gateando o caminando).
Otro aspecto muy importante es la temperatura. La ideal: unos 22ºC por el día y 18-20ºC por la noche, aproximadamente. Y un detalle: intenta que no haya una gran diferencia entre la de la casa y la exterior, para prevenir inoportunos resfriados.
En cuanto a la limpieza, quita el polvo y aspira a diario para evitar que haya en el suelo pelusas u objetos pequeños que el niño pueda llevarse a la boca cuando empiece a gatear.
Pero no te agobies por mantener un entorno impoluto; no es negativo que su sistema inmunitario se vaya fortaleciendo a medida que tu bebé crece.

Evita los riesgos

Además de sano, vuestro hogar debe ser seguro para el niño. Si aún no se mueve por su cuenta debes vigilar que su cuna cumpla todas las medidas de seguridad y que no está ubicada cerca de fuentes de calor, lámparas, ventanas, cables o cuerdas de cortina de las que pueda tirar.
A medida que adquiera autonomía, cambia o protege los muebles con los que pueda hacerse daño y recurre a sistemas de seguridad para los cajones, el WC, las ventanas, las escaleras y los enchufes (pregunta en tiendas de puericultura).
Importante, guarda a buen recaudo medicinas, productos de limpieza y utensilios peligrosos. No solo han de estar fuera de su alcance, también fuera de su vista (si ve algo que le interesa cuando empiece con el gateo intentará cogerlo, sin ser consciente de sus limitaciones); elimina manteles con objetos que se caigan si tira de ellos; quita de su alcance cosas que se rompan...
¿Un consejo? Imagina que eres él y recorre la casa a gatas, intentando identificar posibles riesgos. ¡Te sorprenderás!

Publicidad

Ver más articulos