Buenos cuidados

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Heces que cambian de color

El intestino de tu bebé madura y trabaja mejor y tú le das una dieta cada vez más variada. ¡Cómo no van a cambiar sus cacas! Conocer sus características de textura y color evitará que te lleves sustos innecesarios.

Silvia Castillo

Cuando las heces del bebé cambian de color

Alas pocas horas de nacer, tu hijo hizo su primera caca fuera de tu organismo, el “meconio”, una sustancia verdinegra, de consistencia viscosa, formada por restos de líquido amniótico y células intestinales, que ponía de manifiesto la normalidad anatómica y funcional de sus aparatos digestivo e intestinal.

Durante los días siguientes hizo las llamadas “cacas de transición”, de color verde-marrón.

Y una vez que cumplió sus primeras dos semanas de vida, aparecieron las denominadas “cacas de leche”, que establecieron su patrón de deposiciones particular.

Éste es bastante diferente en cada niño (depende del tipo de alimentación, de lo activo o perezoso que sea su intestino, del temperamento innato del pequeño, de si se ha iniciado ya en el proceso de erupción dentaria o no...), pero existen unas características generales que te ayudarán a saber si tu hijo se encuentra bien de salud y si va tolerando sin ningún problema los nuevos alimentos que vas introduciendo en su dieta habitual.

Leche materna o de fórmula

Naturalmente, el factor más influyente en el color y en la consistencia de sus heces son los alimentos que toma.

  • Si le das el pecho, sus cacas serán de color amarillo-dorado, con una consistencia pastosa y un olor ácido, similar al de la leche cortada. Es normal que haga entre seis y ocho deposiciones diarias, sin que ello signifique que tenga diarrea, porque la leche materna posee propiedades laxantes. Por eso no debes extrañarte si al destetarle le notas más estreñido.
  • Si le alimentas con biberón, sus deposiciones serán menos frecuentes (hará caca una o dos veces al día) y más consistentes, porque las proteínas de la leche de fórmula se digieren algo peor y provocan más residuos.

Además, es natural que el patrón de deposiciones de tu hijo varíe en su segundo trimestre de vida, cuando introducirás alimentos nuevos en su dieta.

Los nuevos alimentos

Las vitaminas, la fibra y el agua que contienen las frutas y verduras harán que sus heces sean más blandas y abundantes. En cuanto a la frecuencia, depende de cada niño, pero como su capacidad intestinal será mayor, lo normal es que sólo haga caca una o dos veces al día. Respecto al color, variará según la verdura que ingiera: si toma acelgas, sus cacas tendrán un tono verde claro; si le das zanahoria o calabaza, serán anaranjadas, y si le das remolacha cocida, se volverán rojas (¡ojo con esto, porque al cambiarle el pañal puedes creer que está sangrando!).

Para prevenir problemas, debes introducirle las frutas y verduras en muy poca cantidad y de una en una. Así, si alguna le sienta mal, te darás cuenta enseguida. En este caso no vuelvas a dársela hasta que te lo diga el pediatra.

Ten en cuenta también que los cereales y el arroz con que le harás las papillas son astringentes y que el zumo de naranja, por contra, tiene efecto laxante.

Y no te olvides de que hay otros dos factores que influyen en el aspecto de las deposiciones: los medicamentos y los complejos vitamínicos (las tiñen, generalmente oscureciéndolas) y la salida de los dientes (las reblandece).

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube